El sueño de Cristiano Ronaldo finalmente es una realidad: Portugal es el nuevo campeón de la Eurocopa.

Cuando tenía 19 años, CR7 fue parte de la selección lusa que desperdició el título del torneo disputado ante Grecia, en su propia casa. Doce años después, la gloria fue abrazada por primera vez en su historia en canchas francesas, tras derrotar a los locales por 1-0. El gol fue convertido por Éder:


Pese a un comienzo frío, Cristiano Ronaldo poco a poco se fue transformando en el líder que se espera en Portugal. En los cuartos de final ante Polonia convenció a Moutinho de lanzar un penal en la definición y en las semis colaboró con un gol y una asistencia para derrotar a Gales.

Ante Francia, su rol fue menos capital desde el punto de vista del juego, pero esencial en lo anímico. A los 15′ tuvo un choque con Dimitri Payet que lo dejó tan machucado que una polilla entró a consolarlo. CR7 trató de seguir jugando, pero 10 minutos después salió en camilla.

Cristiano Polilla

Totalmente K.O., Cristiano Ronaldo asumió poderes de entrenador, junto al verdadero DT, Fernando Santos. El jugador del Real Madrid no se cansó de dar instrucciones al borde del campo e incluso en el entretiempo dio una charla a sus compañeros. Así lo reveló Cedric Soares a ESPN FC:

“En el medio tiempo, Cristiano tuvo palabras fantásticas para nosotros. Nos dio mucha confianza y nos dijo: escuchen, estoy seguro que ganaremos, manténganse unidos y peleen por ello”

Está bien, no es el discurso más elaborado de la historia, pero con el resultado en la mano, nadie puede negar su importancia. Portugal se coronó campeón y Cristiano Ronaldo celebró como solo Cristiano Ronaldo sabe hacerlo: sacándose la camiseta para las cámaras.

Cristiano Ronaldo Euro