Francia y Suiza avanzaron a la segunda fase de la Euro 2016, luego de un 0-0 que no será recordado por el marcador, sino que por la sorprendente mala calidad de las camisetas suizas: tres de sus jugadores terminaron con sendos hoyos en sus uniformes.

Claro, no fue por arte de magia, las camisetas resultaron rajadas en medio de la refriega con los franceses, pero a esta altura de la vida uno espera que la tecnología con que son desarrolladas permitan elasticidad y durabilidad. Dos factores que a la luz de la circunstancias fallaron estrepitosamente con las camisetas Puma de los suizos.

Las víctimas fueron:

La camiseta de Breel Embolo…

… la de Admir Mehmedi…

… y la de Granit Xhaka

Unas telitas de cebolla.

Por último, no dejaremos de lado que en el mismo partido, el balón adidas con que se juega el torneo tampoco pasó lo controles de calidad. En un trancazo entre Valon Behrami y Antoine Griezmann, simplemente se reventó.