Se abren los estadios del fútbol español. La Liga BBVA 2015-2016 comienza este 21 de agosto y bajo su manto trae nuevamente una lucha colosal entre el Barcelona y el Real Madrid. El resto hará lo que está al alcance de sus piernas para romper la hegemonía del duopolio.

Como una forma de dar la bienvenida a la nueva temporada, decidimos marcar con un asteriscos a todos los jugadores que debieras seguir durante el curso. Son los llamados a poner talento en la cancha y en internet (YouTube, Vine, GIFs…). En la lista no incluiremos ni a Leo Messi ni a Cristiano Ronaldo, porque ya todos sabemos que son seres de otro planeta.

Neymar (Barcelona). 22 goles y 7 asistencias fue el explosivo aporte de Neymar en la última temporada. El brasileño fue la segunda arma más letal de los culé, detrás de Messi (43). ¿Seguirá creciendo?

Luis Suárez (Barcelona). El tercer miembro de la fantástica delantera catalana. El uruguayo aportó con 16 tantos y 14 asistencias en su primer año con los blaugrana. Se espera aún más de Luisito.

Arda Turan (Barcelona). 34 millones de euro pagaron los catalanes por el pase del turco, ex Atlético Madrid. Talento tiene, habrá que ver cómo se adapta a los Iniesta, Busquets y Rakitic del mediocampo culé.

James Rodríguez (Real Madrid). El colombiano causó impacto en su primera temporada como merengue. Pero una lesión hacia el final de la liga le impidió seguir engordando sus números. Aún así, 13 goles y 13 asistencias no son para despreciar. En el 2015-2016 los ojos seguirán sobre él.

Toni Kroos (Real Madrid). El alemán es una máquina de pases (92,3% de promedio a lo largo de 36 partidos) y le imprimió una profundidad de juego interesante a la Casa Blanca. Hacia el final, el desgaste de la temporada le pasó la cuenta, pero sus números amenazan con ser igual de brutales.

Mateo Kovacic (Real Madrid). Pudimos poner en la lista a Gareth Bale (de excelente pretemporada), pero nos quedamos con Kovacic, la joven promesa croata de 21 años. Sin duda es una apuesta a futuro, pero será interesante ver cómo lo usa Rafa Benítez.

Antoine Griezmann (Atlético Madrid). El francés no sintió el peso de pasar de la Real Sociedad al Atlético Madrid y junto a Neymar se quedó en el tercer puesto de goleadores de la Liga, con 22 tantos. Lejos de CR7 (48) y Messi (43), pero ya dijimos que esos dos son extraterrestres. En sus pies está la chance de poner a los colchoneros entre el duoplio Barcelona – Real.

Jackson Martínez (Atlético Madrid). El colombiano será el compañero de Griezmann en el ataque rojiblanco. Llega desde el Porto, donde anotó 21 goles en la liga y 7 en Champions. El tipo es un killer de área y puede llevar al Atlético a otra dimensión.

Carlos Vela (Real Sociedad). El mexicano entra a su quinta temporada con los donostiarra. En el curso anterior hubo una caída en su aporte, pero en Anoeta confían que sus números volverán a los dos dígitos en anotaciones y asistencias, tal como ocurrió el 2013-14. El atacante es desequilibrante y da gusto verlo jugar con las luces prendidas.

Grzegorz Krychowiak (Sevilla). Hace unos años, los andaluces sorprendieron con Iván Rakitic, no pasó mucho y el Barcelona se los birló. Pero en vez de llorar, rápidamente encontraron un reemplazo en Polonia: Krychowiak es el metrónomo de los sevillistas y habrá que ver cuánto tiempo más podrán retenerlo.

Yevhen Konoplyanka (Sevilla). Habilidoso puntero ucraniano que aterriza en la Liga para demsotrar lo que tanto se habla de él. Varios equipos europeos se desvivían por sus virtudes, pero él eligió el Sánchez Pizjuán. Ojo aquí.

Mathew Ryan (Valencia). El único golero de la lista. Lo elegimos a él sobre Keylor Navas (Real Madrid) por su juventud y sus capacidades: con 23 años llega desde el Club Brugge y como el número 1 de la selección australiana. Su futuro luce más que promisorio.

Sofiane Feghouli (Valencia). Gran parte de los sueños del Valencia descansan en el talento del argelino Feghouli. Su aporte ha sido consistente, pero hasta ahora le ha faltado el momento explosivo, el ¡boom! Muchos creen que este puede ser el año.

Bruno Soriano (Villarreal). Con el regreso de Denis Cherysev al Madrid -donde vaya uno a saber si lo van a ocupar-, el Submarino Amarillo queda bajo la responsabilidad del capitán. Soriano es de esos clásicos relojitos que nos ha acostumbrado el fútbol español en las últimos 10-15 años. Pero además agrega refriega. Recupera balones de manera monstruosa. Un talento.

Nolito (¿Celta?). 27 goles en las últimas dos temporadas junto al Celta han puesto a Nolito dentro de los caprichos de varios equipos. Uno de ellos el Barcelona. Hasta ahora, el atacante es uno más en el equipo del Toto Berizzo, pero él ha demostrado interés en ponerse la camiseta culé, aunque sea como suplente.

Aritz Arduriz (Athletic Club de Bilbao). No todo es juventud y promesas. A veces también da gusto ver a veteranos mostrar su talento y experiencia. Uno de ellos es el goleador vasco, Aritz Arduriz que ya en la pasada temporada anotó 18 goles. Hace una semana, además, le hizo tres al Barcelona en la final de la Supercopa de España. Goles le sobran en la chistera.

LOS CHILENOS

Claudio Bravo (Barcelona). El capitán de La Roja fue el arquero menos batido de la Liga. O sea, el mejor. Sin embargo, las rotaciones de Luis Enrique lo han dejado fuera de torneos como la Champions League, donde el arco culé es defendido por Ter Stegen. ¿Se repetirá la misma historia en la liga 2015-2016?

Enzo Roco (Espanyol). El ex UC tuvo una destacada participación en el Elche (32 partidos como titular). Sin embargo, el esfuerzo dentro de la cancha no alcanzó para evitar una sanción administrativa que mandó el equipo a Segunda. Para la temporada 2015/16 cambia de camiseta y se suma a los periquitos del Espanyol.

Fabián Orellana (Celta de Vigo). El Poeta es titular indiscutido en el Celta. Jugó 34 encuentros como titular, anotó cinco goles y entregó seis asistencias. ¿Lo malo? 13 tarjetas amarillas y una roja. Prometió mejorar la conducta.

Pablo Hernández (Celta de Vigo). El tucumano quiere mejorar sus números del año pasado. Participó en 29 encuentros (15 como titular) y marcó en dos ocasiones.