Hay quienes dicen que Arsene Wenger lo guarda para ocasiones estelares como la Champions League. Hay otros que afirman que Wenger aún lo nota incompleto, un poco rústico, a veces algo comilón y que por eso no lo hace jugar en la Premier.

Hay tantas cosas que se dicen.

Sin embargo, cada vez que a Alexis Sánchez le toca entrar en el Arsenal lo hace marcando impacto. Su rendimiento es el que todo lo dice.

Probablemente, tras el triunfo de los Gunners por 4-1 sobre el Galatasaray de Turquía, en la UCL, las portadas correrán para abrazar la figura de Danny Welbeck, autor de tres de los tantos. Pero a nosotros no nos interesa Welbeck, sino que Alexis, quien se lució con una asistencia y un gol por cuenta propia.

Es el quinto con la camiseta londinense y prueba de un arranque fantástico. ¿Le servirá para ganarse un puesto como titular en la Premier League? Sánchez es letal, determinante, pero hay elementos que demuestran que aún le falta una pizca para entenderse con sus compañeros. Pueden ser problemas de idioma, pero también dos aspectos de su juego que seguramente Wenger contempla como vitales en su estilo y táctica:

  • Porcentaje de pases correctos. En Barcelona su cifra era cercana al 80% (79,7% en la última temporada de La Liga BBVA), mientras que en el Arsenal (Premier League ) es de apenas 73,1%. Solo Yaya Sanogo tiene peores números (67,6%).
  • Pérdidas de balón. Sánchez es el jugador al que le quitan más la pelota (12 pérdidas) y el que comete más errores (13) en todo el plantel. Tiene lógica, es el que más arriesga, el que más intenta driblear. Pero tiene espacio para mejorar.

Ante Galatasaray, por la UCL, el porcentaje de pases de Alexis fue un 84%, mientras que solo perdió dos balones, demostrando que puede llevar su calidad un nivel más arriba. Que su arsenal es mucho más poderoso de lo que ha presentado.

Ahora, si Wenger no lo pone, hay que llevarle un par de lentes al franchute.