Loftus Road es la casa del Queens Park Rangers, un club fundado en 1882 y que nunca ha ganado un título en la Premier League ni en la antigua primera división de Inglaterra. Pese a la ausencia de laureles tiene una hinchada fiel, compuesta por varios ilustres del rock británico, entre los que destacan Pete Doherty, Robert Smith (The Cure), Mick Jones (The Clash), Glen Matlock (Sex Pistols), Ian Gillan (Deep Purple) y Phil Collins, quien divide su corazón con el Tottenham.

Nada mal para un equipo de segunda línea.

Su entrenador es Harry Redknapp, hombre de 67 años, tío de Frank Lampard y toda una leyenda dentro de la isla. Su tarea es mantener al equipo en la Premier League, luego de ascender solo este año. Para ello, sumó refuerzos como el legendario Rio Ferdinand, la promesa holandesa Leroy Fer y añade unas gotitas de esperanza con dos futbolistas chilenos: Mauricio IslaEduardo Vargas.

Mauricio IslaEl Huaso ya es uno del plantel. Llegó a préstamo por una temporada desde la Juventus y con el objetivo de sumar los minutos de los que está privado en la Vecchia Signora. Luego de su exitoso paso por el Udinese, Isla no ha podido cuajar una temporada regular en la Serie A, con un aporte inferior a los 1.000 minutos de juego. Aquello, obviamente, ha incidido en su nivel de confianza. Redknapp quiero devolvérselo, al punto que está cambiando su esquema a un 3-5-2 que debiera permitir al chileno maximizar sus capacidades.

Mauricio Isla

Queens Park Rangers / Facebook

Eduardo Vargas¿Vargas? Edú también será parte del QPR, transformándolo en una especie de centro de rehabilitación para jugadores chilenos. El propio Redknapp lo atrajo. “Es un jugador de calidad, que puede actuar arriba o un poco más retasado. Lo hizo muy bien en la Copa del Mundo y lo hemos seguido por bastante tiempo”, dijo el DT hace unos días.

El renquino arribó al Nápoles después de su magnífica performance en la Copa Sudamericana de 2011. En el San Paolo lo recibieron con canciones, fiestas y el apodo de Turboman. Sin embargo, las expectativas nunca se encontraron con la realidad y Vargas ha pasado sus días de préstamo en préstamo. La última temporada jugó una mitad en el Gremio de Brasil y la otra en el Valencia de España: tuvo regularidad, anotó 9 goles (6 y 3 respectivamente), pero aquello no convenció a Rafael Benítez para mantenerlo en la Serie A de Italia.

Vargas

QPR / Facebook

El QPR aparece como salvavidas y Redknapp está encantado con ambos chilenos, quienes en todo caso no son los únicos nacionales que sedujeron al DT.

La historia cuenta que en 1997, cuando Harry era entrenador del West Ham United soñaba con contratar a un tal Marcelo Salas. En ese entonces el Matador brillaba en River Plate y la operación, en el mercado de enero, estaba prácticamente sellada cuando el “11” sufrió la fractura del quinto metatarsiano -dedo chico- de uno de sus pies.

El traspaso no fructificó, pero un año después Redknapp volvió a la carga por otro chileno, quien venía de un buen Mundial en Francia 1998:

Javier Margas

Sí, Javier Margas. Redknapp contrató los servicios del defensa después de la Copa del Mundo, pero el romance no comenzó muy bien. En su primera temporada apenas jugó tres partidos e hizo más noticia por un acto de desaparición. El propio Redknapp lo recordó en una columna escrita en el diario “The Sun”, describiéndolo no como un sueño, sino que como “una pesadilla”:

“Su esposa era de una familia acomodada y extrañaba mucho su casa. El club les dio un lugar en Essex, pero ella eventualmente se fue corriendo a su hogar en Chile. Javier se cambió a un hotel en Waltham Abbey. Un día el jefe ejecutivo Peter Storrie y yo fuimos a su habitación y golpeamos. No hubo respuesta. Fuimos a la recepción y nos dijeron que estaba ahí, porque había ordenado un café 10 minutos antes. Preocupados, volvimos a su habitación y el recepcionista abrió la puerta… El pobre Javier había abierto la ventana, agarrado su pasaporte, y escapado. Se había ido directo al aeropuerto para volar a Chile y nunca más jugó por el West Ham otra vez”

La última frase es una exageración. Margas, de hecho, volvió a los Hammers e incluso se tiñó el pelo con sus colores para ganarse el favor de los hinchas. Jugó otros 21 partidos en el equipos y le hizo un gol al Coventry City. Se mantuvo en el club hasta el 2001, donde hasta hoy es recordado con cariño.

MIRA EL VIDEO DE EDUARDO VARGAS FIRMANDO EN EL QPR. NO SON FALACIAS