Que pateé balones, que para el quirófano hay otra gente.

La frase es de los padres de Juan Antonio Pizzi y marca el momento en que el ex jugador deja sus estudios de medicina para dedicarse completamente al fútbol. La apuesta funcionó: Pizzi recorrió el mundo haciendo goles y hoy con las botas colgadas asoma como EL ELEGIDO para suceder a Jorge Sampaoli como nuevo DT de la Selección de Chile.

¿Buena movida o mala movida? Solo el tiempo lo dirá.

Pizzi nació en Santa Fe, Argentina (1968). Hijo de clase media -padre doctor, madre ama de casa-, siempre se le inculcó el estudio como vía al éxito. Todo acompañado de esfuerzo. De hecho, ya en la adolescencia tomaba trabajos temporales vendiendo helados para conocer el sudor de un salario. ¿El fútbol? Siempre corrió por su sangre, pero no lo desató hasta que tuvo permiso.

Su primer amor fue la camiseta canalla, la de Rosario Central, donde se aburrió de hacer goles a fines de los 80. Su rendimiento lo llevó rápidamente a Europa, con escala en el Toluca mexicano. Ya en el Viejo Continente, brilló en España. Vistió las camisetas del Valencia, del Tenerife (donde fue Pichichi de la Liga en la temporada 95-96) e incluso la del Barcelona, donde es recordado por un mítico 5-4 ante el Atlético de Madrid en la Copa del Rey.

Pizzi, apodado El Lagarto, hizo tanto goles en la península ibérica que lo nacionalizaron e incluso vistió la camiseta de la selección hispana. En su colección de camisetas también están las del Villarreal, el Porto y River Plate.

Juan Antonio abandonó las canchas en 2002, pero tres años después volvió como entrenador, en una carrera que lo ha puesto al frente de Colón de Santa Fe, Universidad de San Martín (Perú), Rosario Central, Valencia, San Lorenzo y León de México. ¿Experiencias en Chile? Claro: en Santiago Morning y en la Universidad Católica, donde logró el título de 2010… Como dicen los periodistas deportivos, es un tipo que conoce el medio.

Además es amigo de Eduardo Berizzo, ex ayudante de Marcelo Bielsa y otro de los que sonaba para el cargo. El Toto eso sí no pudo venir porque su esposa no lo dejó tiene un compromiso con el Celta de Vigo

¿Su filosofía de juego? 4-4-2 o 4-2-3-1.

¿Referentes? Cuando llegó a Chile para dirigir al Chago Morning dijo:

“Si tuviese que nombrar un técnico que me marcó sería Louis van Gaal. Bielsa es un seguidor de esa misma escuela y, obviamente, que despliega un fútbol que a mí me gusta. Seguramente hablaré con él”.

Gran vendida de humo, año 2009. En el camino, Van Gaal está irreconocible -miren el esperpento del Manchester United- y Pizzi agregó otros nombres cuando se hizo cargo de San Lorenzo el 2012.

Si tuviese que elegir por admiración me quedo con Valdano, Después tuve entre los cinco y ocho mejores de los últimos años. Guus Hiddink, Mourinho, fui compañero de Guardiola,,, Bauza, Solari, Cantatore. De todos aprendí y les tengo admiración.

Es una buena ensalada que, básicamente, no da ninguna pista de cómo diablos podría jugar un eventual Chile al mando de Pizzi. Acá todo bien, en todo caso, si al menos nos clasifica a Rusia 2018.