Seamos sinceros, la Euro 2016 fue una soberano aburrimiento, un gran inductor de siestas. Pero pese a todo, igual dejó momentos que nunca olvidaremos: el golazo de Payet, el súper cabezazo de Cristiano Ronaldo, las cochinadas de Joachim Löw o la emocionante aventura de Islandia ante los monstruos del Viejo Continente.

Todos ellos recopilados por Case Jernigan, quien los transformó en un objeto de arte en una animación para el diario “The Guardian”. El resultado es fenomenal y nos lleva a la conclusión de que la historia animada de la Euro 2016 fue mucho mejor que los tacaños intentos de fútbol vistos durante la competencia.