Contra los pronósticos, contra las burlas y, sobre todo, contra sus propios fantasmas, Universidad Católica acaba de coronarse como campeón del Campeonato de Clausura Chileno 2016.

Los cruzados -que bajaron su undécima corona nacional- se impusieron en un torneo sumamente irregular, en que daba la impresión que nadie era capaz de establecer jerarquía. En la segunda fecha, la Universidad de Chile metió miedo con un aplastante 8-1 sobre O’Higgins, pero luego ganó apenas dos partidos; Colo Colo gozó de la punta durante la primera mitad del torneo, pero se fue quedando sin piernas, sin goles y sin ideas; la misma UC perdió chances de consolidarse en la cima; mientras que al final O’Higgins, ese O’Higgins que había caído 8-1, destrozó sus propios sueños al caer ante la Universidad de Concepción con la mesa servida para la celebración.

De ese masivo desperdicio, el equipo que quedó con más puntos fue la UC. La irregularidad de la liga, por cierto, no le resta méritos. ¿Cuáles fueron los méritos de la UC campeona?

1. LOS GOLES DE CASTILLO: A la UC le hicieron muchos goles (25), pero al mismo tiempo se convirtió en el equipo más goleador del campeonato con 33 anotaciones. 11 de ellas vinieron en los pies de Nicolás Castillo, máximo artillero del certamen.

2. CON JUGADORES DE CASA: Un gran mérito de la UC fue el uso de jugadores de su cantera para obtener el título. Christopher Toselli, Stefano Magnasco, Guillermo Maripán, Benjamín Kuscevic, Cristián Álvarez, Fabián Manzano, Jaime Carreño, Diego Rojas, Nicolás Castillo, Roberto Gutiérrez, Jeisson Vargas, José Pedro Fuenzalida son algunos de los hombres que comenzaron a construir sus sueños en las inferiores de la franja.

Como lo soñamos desde los 11 años,gracias por siempre estar conmigo junto a @d.rojas10

Una foto publicada por Fabian Manzano (@fabimanzano5) el

3. VENCER EL MOTE DE SEGUNDÓN: En los últimos seis años, la UC terminó segunda en cinco ocasiones. Muchas veces haciéndose zancadillas sola. Las burlas del medio fueron implacables y hasta se le buscó una razón sicológica a sus constantes fallos (nikefobia o miedo a la victoria). En la última fecha, cuando todo parecía repetirse (caía ante Audax Italiano) y ya no habían ideas, sacó amor propio, sangre y huevos para dar finalmente la añorada vuelta olímpica.

 

Aguante catolica, somos campeones, a todos los que nos criticaron, nos dieron por muertos, somos campeones!!!

Una foto publicada por Jaime Matias Carreño Lee-Chong (@jaime.carre8) el

Campeón ctm

Una foto publicada por David Llanos (@davillanos) el

Campeones. Gracias a todos los que siempre nos apoyaron. Y a los que no, gracias! Porque nos hicieron mas fuertes

Una foto publicada por Cristian (@cris4alvarez) el