Este fin de semana, Zinedine Zidane, talentoso ex futbolista, cabeceador de Materazzis y hoy ayudante técnico del Real Madrid Castilla, vio cómo su hijo debutaba en la filial del conjunto merengue. Enzo Zidane mostró pincelazos de talento similares a su progenitor y varios deliraron humedecidos cuando el joven volante hizo una ruleta de Marsella sobre el pasto, la misma jugada que popularizó Zizou a través de su exitosa carrera.

Enzo tiene apenas 19 años y es un misterio si alguna vez podrá igualar o superar lo conseguido por su padre. Tiene tiempo, pero la sangre no es un ingrediente suficiente que pueda asegurar el triunfo. Es más, la regla es que los hijos de cracks terminan fracasando como futbolistas. Aquí algunos ejemplos:

EDINHO CHOLBI NASCIMENTO

Comenzamos con uno de los hijos de O Rei, Edson Arantes do Nascimento. El mejor futbolista de la historia no traspasó mucho de sus extraordinarios genes de atleta a su descendencia. ¿Lo más cerca? Edinho Cholbi Nascimento (foto arriba), quien logró hacerse un lugar a través de las divisiones inferiores del Santos FC como arquero. Sí, el hijo de Pelé jugó como arquero. Otros equipos que defendió fueron el Portuguesa, Sao Caetano y el Ponte Preta. Su mayor logro fue ser parte del plantel del peixe que obtuvo el segundo puesto del Brasileirao en 1995. Edinho disputó nueve partidos como titular.

Se retiró con 29 años y desde entonces sólo tuvo problemas legales. Hoy cumple una pena de 33 años de cárcel por lavado de dinero y tráfico de drogas. Suave.

STEPHAN BECKENBAUER

Dos de los cinco hijos (cuatro hombres y una mujer) que tuvo el gran mariscal alemán intentaron seguir sus pasos. Uno fue Thomas, quien a los 18 años -con una lesión de rodilla a cuestas- decidió que el balón no era su amigo. El otro fue Stephan, quien comenzó en las juveniles del Bayern Münich para luego ser transferido al rival de los bávaros, el TSV 1860 München, donde tampoco le fue muy bien. Terminó jugando en los potreros y hoy se mueve entre cargos de veedor y entrenador de divisiones menores del Bayern, seguramente apitutado por su progenitor.

Stephan Beckenbauer

vía Sueddeutsche.de (Uso editorial)

JORDI CRUYFF

Tener un papá famoso ayuda, abre puertas. Jordi usó todas las que su viejo, el extraterrestre Johan Cruyff puso a su deisposición. Debutó en el Barcelona -cuando Johan era el DT catalán-, jugó en el Manchester United –donde es parte del peor XI en la era Ferguson– y hasta lo metieron en la selección holandesa de la Euro 96. Sin embargo, pese a los genes y a todos los empujoncitos que recibió, la realidad comenzó a caer por su propio peso. Jordi comenzó a deambular por clubes de media tabla en España, antes de pasar por Ucrania y colgar los botines en Malta. Hoy es director deportivo del Maccabi Tel Aviv de Israel (?).

Jordi Cruyff

Jordi acabó su carrera en el Valletta de Malta.

DIEGO ARMANDO MARADONA SINAGRA

Yep. El Diez, “D10S” tampoco se salva. Al Diego le costó reconocer a Sinagra como su hijo, porque, claro, fue concebido fuera de matrimonio. Las pruebas de ADN eran evidentes, aunque la carga genética nunca se reflejó en la cancha. Hoy tiene 28 años y su currículum anota divisiones inferiores en el Nápoli, una temporada en el Genoa y luego un turro de equipos de la Serie D de Italia. En 2008 pasa a la selección italiana de fútbol… playa, donde fue subcampeón del mundo. ¿Qué tal? Su actual club es el A.S.D. San Giorgio, el cual probablemente es un equipo de barrio.

Diego Maradona Sinagra

¿EN CHILE?

La regla también se aplica. Ni Ricardo, hijo de Elías Figueroa, ni Enzo Piero, hijo de Carlos Humberto Caszely siguieron los pasos de sus padres en las canchas del mundo.