Chile comienza a preparar sus duelos clasificatorios ante Argentina (24 de marzo) y Venezuela (29 de marzo) bajo las órdenes de su nuevo entrenador, Juan Antonio Pizzi. El Macanudo de a poco toma las riendas y empieza a dejar su marca en La Roja. ¿Su primer intento? La nominación de Marcelo Larrondo, jugador nacido en Mendoza, Argentina.

Su presencia abre el debate nacionalista sobre qué tan chileno debe ser un jugador para estar en la selección, si sentirá la camiseta, si sabrá comer una empanada sin chorrear, si cantará el himno y una larga lista de preguntas que rayan el chovinismo

El punto es que su padre es chileno, optó a la naturalización, y la FIFA lo permite. Punto.

Ahora, la pregunta que varios se hacen es quién diablos es este Marcelo Larrondo. Una impresión del mismo jugador, quien hoy pertenece a Rosario Central:

 

“Soy un delantero medio raro porque me gusta tirarme atrás, armar jugadas; aunque, más allá de asistir, me gusta mucho hacer goles. En Europa, mejoré muchísimo la técnica y aprendí a pivotear”, afirmó a Jogo Bonito de FM Late.

Con 27 años y 1,91 m. de estatura, Larrondo destaca como un ariete con potencia y buen juego aéreo. En la misma entrevista citada también habló de su inspiración en el campo. “Trato de copiar a Ibrahimovic”, dijo. Su actual entrenador en Rosario, Eduardo Coudet, también lo cree y lo llama el “Zlatan canalla”. El look con moñito o man bun que lleva Larrondo a modo de corte de pelo acentúa las similitudes (?)

@lauri_amalia

Una foto publicada por Marcelo Larrondo (@marcelo_larrondo) el

Larrondo vive un gran presente con Rosario. Este año ha marcado en 10 ocasiones y su valor de mercado, según transfermarkt.com ha alcanzado su peak: 1,75 millones de euros. No es tanto y esto se explica en el hecho de que Larrondo -a diferencia de Ibrahimovic- ha tenido una carrera que parece haber explotado tarde. Después de haber debutado profesionalmente en Sportivo Desamparados de San Juan, deambuló por Progreso de Uruguay, Siena, Fiorentina y Torino de Italia sin mayor impacto.

En 2015 firmó con Tigre y en el segundo semestre llegó a Rosario, donde comenzó a ser el tipo del que todos hablan. Un botón de muestra: fue elegido el mejor jugador del fútbol argentino durante el mes de febrero.

Fuera de la cancha, además de ser ícono fashion (?), parece un hombre simple y de familia. En su Instagram es fácil ver fotos con su esposa Laura y su hija Amalia. También apoya causas sociales como “No a la minería contaminante”.

Punta cana allá vamos!! Vacaciones en familia!! @lauri_amalia

Una foto publicada por Marcelo Larrondo (@marcelo_larrondo) el

¿Qué hay sobre la idea de jugar en Chile?

“Estoy muy contento, no puedo pegar un ojo con todo esto. Es muy lindo lo que me está pasando. Es una oportunidad muy linda, que te aseguro que voy a disfrutar al máximo”, afirmó al diario “El Mercurio”.

Ahora queda ver si tendrá un espacio entre Alexis Sánchez y Eduardo Vargas, y si la fama que lo precede se convertirá o no en grito de gol ante Argentina y Venezuela.