Hoy el fútbol perdió un poco de magia: el francés Thierry Henry decidió colgar las botas y decirle adiós a dos décadas de exitosa carrera.

Fue una aventura fantástica, desde sus primeros regates en el AS Monaco hasta sus dosis de crack en los New York Red Bulls. Pero sobre todo durante su estancia en el Arsenal de Inglaterra. Titi construyó su leyenda en Highbury Park, el viejo estadio de los Gunners, elevándose como el mejor delantero de la era Premier League (1992 en adelante).

Sus largas zancadas, su exquisita forma de envolver el balón con su pierna derecha, su precisión a la hora de apuntar al palo contrario del arquero, sus decenas de globitos, sus contorsiones y ni hablar de sus carrerones desde la mitad de la cancha quebrando cinturas enemigas. La imaginación de Henry a la hora de gol era infinita. Y escasa. Sin él, obviamente queda un vacío enorme.

Henry se despidió a través de Facebook y anunció cuál será su siguiente etapa:

“Después de 20 años en el juego he decidido retirarme del fútbol profesional. Ha sido un viaje increíble y me gustaría agradecerle a los fans, a mis compañeros y a todos los individuos involucrados con el AS Monaco, Juventus, Arsenal FC, FC Barcelona, los New York Red Bull y, por supuesto, a la selección nacional de Francia por haber hecho mi carrera tan especial.

Ahora es tiempo para un camino diferente y es un placer decir que volveré a Londres para unirme a Sky Sports. Espero compartir conocimiento, observaciones y experiencias que he aprendido a través de los años con ustedes

He tenido grandes recuerdos (la mayoría buenos y una maravillosa experiencia.

Espero que hayan disfrutado mirándome así como yo he disfrutado siendo parte de esto.

Nos vemos en el otro lado…”

En el adiós, recordamos parte de su carrera:

SUS CLUBES

Henry mojó 5 camisetas de club y la elástica de Les Bleus

  • AS Monaco (1994-1999)
  • Juventus (1999)
  • Arsenal (1999-2007)
  • Barcelona (2007-2010)
  • New York Red Bulls (2010-2014)
  • Selección de Francia

Debutó en el AS Monaco cuando tenía apenas 17 años. ¿El DT que le dio la confianza? Arsene Wenger. ¿Cómo era ese juvenil Henry? Aquí una joyita. Era el futuro.

Tras la Copa de Francia 1998, Henry comenzó a despertar interés fuera del país. Juventus lo capturó, pero sus seis meses en Turín fueron un desastre. Ahí vino su viejo amigo Wenger, quien lo reclutaría para el Arsenal y la inmortalidad. En Barcelona no lo hizo mal ni tampoco en los Red Bulls, pero es imposible separar a Titi del equipo londinense.

SUS GOLES

411 goles anotó Henry durante los 917 partidos que disputó en su carrera profesional. Su promedio es de 0,45 por partido. Las conquistas lo ayudaron a convertirse en el máximo goleador en la historia del Arsenal (228 en total, 174 de ellos en la Premier League) y en el máximo artillero de la selección francesa (51)

Aquí una muestra de su magnífico talento:

UNA CELEBRACIÓN, UNA ESTATUA

De todos los goles, uno vivirá eternamente. En un clásico entre Arsenal y Tottenham, en 2002, los Gunners vencieron por 3-0. El último gol fue de Henry. Fue una de esas carreras desde el círculo central evadiendo rivales. Un clásico Titi que saltó a la inmortalidad al celebrar corriendo hasta el otro extremo de la cancha, en Highbury Park, deslizándose con sus rodillas frente a los hinchas de los Spurs. La foto de aquel momento hoy es una estatua en el Emirates Stadium. Hasta el fin de los tiempos.