Mino Raiola se convirtió en el agente de fútbol más mediático en el último mercado de pases, luego de poner a tres de sus representados en el Manchester United: Henrik Mkhitaryan, Zlatan Ibrahimovic y Paul Pogba. Este último con un traspaso que se convirtió en el más caro en la historia del fútbol: 105 millones de euros.

Raiola, por cierto, recibió una muy buena comisión y una tajada de esta (9 millones de euros, dicen los rumores) acaba de utilizarla para comprar una mansión en Miami que perteneció al célebre mafioso Al Capone.

La casa, conocida como 93 Palm, fue construida en 1922 y fue adquirida por Al Capone en 1928, justo después de haber sido liberado de Alcatraz. Ubicada en Miami Beach y con vistas al Cayo Biscaíno, cuenta con siete habitaciones, detalles arquitectónicos únicos, una cabaña adyacente, piscina, una pequeña playa privada, así como varios elementos distintivos del Art Deco, tendencia estilística que predomina en la ciudad estadounidense.

Palm 93

¿QUIÉN ES MINO RAIOLA?

La propiedad parece perfecta para el estilo de vida de Raiola. Mino nació en Italia, pero sus padres son holandeses. Aún siendo un infante su familia volvió a instalarse en los Países Bajos, donde abrieron un restaurante. Raiola los asistió como mesero hasta que se puso a estudiar leyes.

Su conocimiento del derecho, así como su facilidad para aprender idiomas (sabe 7: holandés, italiano, inglés, español, alemán, portugués y francés), lo acercó a la empresa Sport-Promotion, en donde ofreció ayuda en la transferencia de Dennis Bergkamp del Ajax al Inter de Milán. Raiola puso atención en cada detalle del proceso, fotocopió papeles y cuando tuvo el conocimiento necesario decidió hacer su negocio propio, algo que no dejó muy feliz a los miembros de Sport-Promotion. Su nueva empresa la bautizó como Maguire Tax & Legal, inspirado en la película Jerry Maguire.

Mino Raiola

En 1996, Raiola hizo su primer gran negocio al transferir a Pavel Nedved desde el Sparta de Praga a la Lazio. Sin embargo, su nombre comenzó a ganar más consistencia cuando se convirtió en el representante de Zlatan Ibrahimovic. En ese entonces, el sueco jugaba en el Ajax de Holanda y según recuerda en su biografía “I am Zlatan” el contacto fue a través del brasileño Maxwell. La historia cuenta que Ibrahimovic le pidió a su compañero que le dijera a su representante que le hiciera una propuesta específica, que no lo hiciera perder el tiempo. La respuesta de Raiola fue: “Dile a ese tal Zlatan que se vaya a la mierda”.

De algún modo, aquel estilo directo convenció a Ibrahimovic de que al menos merecía una reunión con él. La descripción de ese encuentro es de oro:

“No sabía qué tipo de persona esperar, probablemente alguien vestido con un traje a rayas con un gran reloj de oro. ¿Pero qué diablos vi? Un tipo en jeans, una camiseta Nike y una panza como la de los tipos de Los Sopranos”

En aquel momento Ibrahimovic ni siquiera marcaba más de 10 goles por temporada y Raiola le dijo que si quería una buena transferencia debía comenzar a marcar más seguido. Los métodos motivacionales y su franqueza fueron clave en su repunte y ya sabemos lo que Zlatan Ibrahimovic ha logrado en su carrera. Luego, toda la historia de Pogba, a quien capturó cuando era un juvenil en el Manchester United. Lo convenció de un traspaso a la Juventus, desatando la furia de Alex Ferguson, quien lo puso en su lista de enemigos. “Hay uno o dos agentes del fútbol que no me gustan. Uno de ellos es Mino Raiola”, dijo Sir Alex.

Cuatro temporadas después, Pogba volvió al equipo mancuniano en un cifra récord que le permitió a Raiola comprar la maldita casa de Al Capone.