El debut de Claudio Bravo con la camiseta del Manchester City en la Premier League fue accidentado. Si bien su equipo ganó por 2-1 al Manchester United, el gol de los Diablos Rojos se produjo tras un grosero error del portero chileno. La prensa lo crucificó, sin embargo, su técnico Pep Guardiola salió a defenderlo:

“Es una de las mejores performances que he visto”, dijo Pep.

Lo de Guardiola parecía una mentira, pero en realidad es una verdad a medias. El DT catalán obvió la falla y analizó el rendimiento de Bravo bajo un elemento que nadie más estaba considerando: su juego con los pies, la disposición táctica de utilizarlo como un jugador de campo más, una opción de pase extra para aumentar la posesión del equipo y generar espacios.

Con el pasar de los juegos, Bravo se ha visto mucho mejor bajo los tres palos, pero es ese juego con los pies que incita Guardiola el que comienza a generar elogios.

“Él es un jugador de campo, porque pide la pelota a sus pies todo el tiempo con la experiencia agregada de haber jugado al arco toda su vida”, afirmó el ex golero Mark Schwarzer, un veterano de mil batallas en la Premier.

Schwarzer, no es el único. El ex arquero de Sao Paulo, Rogerio Ceni, quien está haciendo cursos de entrenador en Inglaterra, también dedicó buenas palabras a lo que hace Bravo en el Manchester City, bajo la supervisión de Guardiola.

“En el fútbol moderno, para tener un equipo ganador, un portero debe ir más allá de hacer paradas. Un estudio de la FA dice que el 80 por ciento de las participaciones de un arquero en un partido de fútbol son precisamente con los pies… Es imposible negar las ventajas de Bravo cuando se trata de jugar con los pies. Ha sido campeón de América dos veces y levantó muchos títulos con Barcelona”, señaló El Mito.

Toda la discusión sobre las habilidades de Claudio Bravo tiene números que refuerzan la idea de que es buenísimo en este aspecto y que Pep Guardiola es un entrenador que maximiza esta faceta del juego. Bravo lleva apenas tres partidos en la Premier League en los que totaliza 141 pases (básicamente 47 pases por partido) con una efectividad de 79,4%. A modo de comparación, David de Gea del Manchester United totaliza 117 pases en 6 partidos (19,5 por partido) con un magro 53,8% de efectividad.

Hay varios que dirán que lo de Bravo no es novedad. Que su buen pie lo ha demostrado con la Selección de Chile y en su anterior paso por Barcelona. No tenemos cifras en la Roja, pero sí de su última liga en España, donde si bien tenía mejor porcentaje de distribución, su cantidad de pases era de 26,7 por partido, 20 menos de los que hoy hace a diario con el Manchester City.

Guardiola, a sabiendas de esos números, lo explota con beneficios que ya los propios jugadores de la Premier comienzan a notar. Uno de ellos es el volante del Swansea, Leon Britton, quien se rindió ante el uso táctico de Bravo, tras la derrota de su equipo por 3-1 ante el City:

“El arquero es un jugador extra. Piensas que los tienes, los presionas alto y luego él viene al borde del área, mueve un hombro y deja de lado a un jugador en su área. Hubo una jugada en el primer tiempo en que salimos a buscarlo y tocó la pelota sobre nosotros para Kevin de Bruyne, quien era el hombre libre en el mediocampo. Súbitamente quedamos uno contra tres en defensa. Esas cosas hacen muy difícil jugar contra ellos. Definitivamente son uno de los mejores equipos a los que he enfrentado en la Premier”, afirmó.

¿Es esto una revolución? Solo el tiempo lo dirá. La discusión está en la mesa.

Estadísticas: whoscored.com