17 años. Eso duró la travesía de River Plate para volver a brillar en lo más alto del continente. La Recopa de 1997, con dos goles de Marcelo Salas (incluido un mágico slalom por la defensa de Sao Paulo), había sido la última jornada de gloria en el Monumental. A partir de entonces, si bien hubo alegrías locales, se vivieron los días más duros en la historia de la bandasangre, incluyendo el nefasto descenso a la Primera B en la temporada 2010-2011.

El proceso fue doloroso. Hubo que reconstruir el alma de la institución, pedacito a pedacito, limpiarse las heridas y comerse las pullas de un país que vive de cargar al otro. Vino el ascenso, un campeonato y el regreso del protagonismo internacional, coronado este miércoles: River Plate es el campeón de la Copa Sudamericana 2014.

Fue un torneo soñado para los millonarios. Atrás quedaron Godoy Cruz, Libertad, Estudiantes de La Plata, Boca Juniors (sí, el archirrival) y Atlético Nacional, a quien vencieron antes de levantar el trofeo, con goles de Gabriel Mercado y Germán Pezzella. Ambos cabezazos tras centros al punto penal -como rezan los manuales- de la joya riverplatense, Leonardo Pisculichi. Diez partidos de los que ganó ocho y empató dos.

A la hora de buscar héroes o nombres para que la historia se le cuente a los nietos aparecen el arquero Marcelo Barovero, Gabriel Mercado, Ponzio, la zurda de Pisculichi fundamental en media distancia y en pelota parada, el colombiano Teo Gutiérrez y Rodrigo Mora, el mismo delantero uruguayo que pasó apenas seis meses por la U. Plantel fértil, pero que a la hora del resumen solo funcionó gracias a un hombre: Marcelo Gallardo.

El Muñeco, ex gloria de campo, se convirtió en el primer millonario en ser campeón internacional como jugador y DT. Su trabajo fue impecable y sepultó toda duda sobre sus cualidades como entrenador. Estando en problemas siempre hizo el ajuste de piezas adecuado, blindó a sus futbolistas, y todo en uno de los momentos más difíciles de su vida: la muerte de su madre, presente en los agradecimientos de este motivo video:

River, con el Muñeco a la cabeza, está de vuelta.