Gran parte de la conversación futbolera de esta semana se centra en el delantero polaco Robert Lewandowski. El jugador, defendiendo los colores del Bayern Munich alemán, viene de anotar cinco goles en apenas nueve minutos, en el triunfo 5-1 de los bávaros sobre el Wolfsburgo.

Leíste bien: cinco goles de apenas nueve minutos. Todos técnicos y coronados con una tijera excepcional:

La cara de su entrenador, Pep Guardiola, resumió de manera perfecta la exhibición de Lewandowski, hoy rebautizado como Lewandow5ki.

¿Lewan… quién? Si no sabes mucho sobre el delantero, aquí te contamos parte de su historia, una historia que comienza con un técnico que le bajó le pulgar diciendo que era un tronco.

Nacido en Varsovia (1988), Lewandowski es hijo de un campeón polaco de judo (Krzysztof) y una jugadora profesional de vóleibol (Iwona). El deporte corría por sus genes, pero decidió seguir un camino distinto al de sus padres. Un día se fue a probar al Lech Poznan, uno de los equipos más populares del país, pero fue rechazado. El técnico Franciszek Smuda incluso lo comparó con un árbol.

Doloroso, pero Lewandowski no se rindió e hizo el camino largo: fichó por el Znicz Pruszkow de la tercera división polaca y lo llevó a segunda división. Ahí, el atacante se convirtió en el goleador de la categoría, llamando la atención del mismo Lech Poznan. Sus actuaciones siguieron maravillando hasta que los radares de clubes europeos más poderosos comenzaron a apuntar en dirección Varsovia.

La leyenda cuenta que lo ofrecieron al Tottenham en menos de 5 millones de euros, pero los Spurs no se interesaron. Luego vino el Blackburn Rovers, equipo que lo tenía casi listo. ¿Qué arruinó todo? La erupción del volcán islandés Eyjafjallajökull que llenó de cenizas a Europa en 2010. Lewandowski no pudo viajar y el DT de los Rovers-Sam Allardyce- de apurón prefirió cerrar el acuerdo con otro jugador: Nikola Kalinic. ¿Alguien sabe quién es Nikola Kalinic?

Robert quedó dando botes y es ahí cuando entra en escena el Borussia Dortmund. El cuadro alemán lo fichó por 4,5 millones de euros. Al principio no era titular, pero una lesión de Lucas Barrios -sí, el mismo Lucas Barrios de Temuco, Cobreloa y Colo Colo- le dio la oportunidad para consagrarse. El polaco no la desaprovechó: se puso a hacer goles como si estuviera endemoniado. Incluyendo 4 al Real Madrid en un solo partido.

Como suele ocurrir en Alemania, y cuando Lewandowski ya era una celebridad -junto a su esposa Anna los llamaban los Beckhams polacos-, el Bayern Munich lo fagocitó gracias un contrato millonario. No es titular indiscutido, pero cada vez que entra a la cancha responde. De hecho en su carrera de clubes ya suma 167 goles en 284 encuentros, un promedio de 0,59 tantos por partido. Y una noche, cinco de ellos, fueron contra el Wolfsburgo en apenas nueve minutos.

Lewandoski