En San Carlos de Apoquindo, hay una cara que no volverá a repetirse, a menos que aparezca en algún mal sueño de un pasado amargo.

FalcioniUniversidad Católica anunció el despido del técnico Julio César Falcioni, responsable de uno de las peores campañas en la historia de la franja.

“Nosotros hemos apoyado a Julio César y a los jugadores durante todo el semestre, intentamos sostener el proceso en todo momento, pero el rendimiento deportivo no nos ofrece ninguna garantía de que cambiará para el próximo semestre”, oficializó el presidente de Cruzados, Luis Larraín.

¿Rendimiento? La UC apenas tuvo algo parecido a eso durante el Apertura 2014. Su porcentaje de puntos obtenidos versus puntos disputados fue de apenas 35%. En términos simples, de los 15 partidos que dirigió ganó apenas cinco, empató uno y perdió nueve. ¡Nueve! incluyendo el Clásico Universitario, el duelo ante Colo Colo y los ex enemigos de barrio, la Unión Española.

Al momento de su adiós, la UC tenía 16 goles a favor y 20 en contra. O sea, cada partido lo comenzaba perdiendo un quinto (1/5) a cero. Y no es culpa del arquero Franco Constanzo (56), quien es el tercer golero con más tapadas del torneo, detrás de Diego Sánchez (59) y Damián Frascarelli (57), según datos Opta/Emol.

Falcioni fue incapaz de producir un sistema de juego que tuviera frutos en la cancha. Su defensa cometía errores infantiles, teniendo a Mathias Cahais como niño símbolo de la mediocridad, sus delanteros no saben lo que es un gol, en particular Mauro Óbolo (1 tanto, 157 lesiones), y su mediocampo era un espanto. Católica ni siquiera tocaba para el lado.

Obviamente, la responsabilidad en su nefasto proceso también recae en sus jugadores. A los Cahais y Óbolo se suman los Rïos, Ramos, Cordero, Sepúlveda, Parot, Llanos y para qué seguir. Fantásticos exponentes de lo insulso. Pero el punto es que con esos mismos jugadores, hace un año, al menos se peleaba el campeonato. Hoy la UC está hundida en el puesto 12 de 18. El mensaje Falcioni, sencillamente, o no era claro o no estaba escrito en el mismo lenguaje.

A dos fechas del final, su puesto en la banca será llenado interinamente por Patricio Ormazábal.