Por muchos años de experiencia que tengamos viendo fútbol, hay una jugada -o más bien un accidente- que cuando pasa siempre nos sacude la espina dorsal con un frío ártico: la doble fractura de tibia y peroné.

Este fin de semana, la víctima fue el volante del Chievo Verona (Serie A de Italia), Federico Mattiello. El mediocampista de 19 años fue a trabar con el defensor de la Roma Radjan Nainggolan y sacó la peor parte:

(Video no apto para almas sensibles)

El sonido es estremecedor, al igual que la reacción de los jugadores en el campo.

Antes, cuando la TV era más pixelada, lo que quedaba era la imagen de tipos con las manos en la cara, testigos de una pierna desafiando las formas de la naturaleza. Hoy, en cambio, con Full HD y decenas de cámaras, el dolor lo vivimos como algo propio. Una y otra vez, y no deja de doler aunque se repita miles de veces en forma de loop en un Vine.

La lesión, en este caso, fue mala suerte, la disputa leal de un balón. Nainggolan no tuvo mala intención sobre Mattiello, pero aún así quedó en shock

“Vi las imágenes después del partido. Mi barrida fue tan fuerte como la suya, pero su pierna quedó entre las mías al caer. Es una pena”.