Por si no lo sabías, el LPGA es el circuito de golf femenino. Hoy, la organización se encuentra en medio de la polémica debido a un nuevo código de vestimenta para sus jugadoras. La idea es que cada una de ellas “se presente en una forma profesional que refleje la imagen positiva del deporte”, por lo que ha prohibido escotes, shorts o faldas demasiado cortas, jeans y cualquier leggings o prenda muy ajustada.

Sí, básicamente, el LPGA quiere convertir los campos de golf en un convento.

Obviamente, no todas las golfistas están contentas y una de las más vocales ha sido Paige Spiranac. Aunque no ella no es parte del circuito, la deportista profesional acaba de publicar una opinión en Fortune, donde destruye la draconiana medida.

“¿Qué constituye una línea de cuello baja? Probablemente, este edicto fue hecho para eliminar la presencia de los escotes. En ese caso, una mujer con curvas será mucho más reprendida y multada que una mujer de busto pequeño. En un mundo donde las mujeres son continua e indeseadamente sexualizadas, esta nueva regla sirve como otra razón por la que las mujeres se pueden sentir avergonzadas de su cuerpo, y que para ser respetadas, deben alterar su comportamiento en función de la percepción ajena”.

En definitiva, Spiranac desea que el golf crezca alrededor del mundo, pero cree que esta nueva norma va en contra de ese deseo, manteniéndolo dentro de círculos elitistas.

Lexi Thompson, otra golfista y que sí pertenece al LPGA, también manifestó cierta incomodidad por el nuevo código de vestimenta del tour, a través de una irónica imagen en su cuenta Instagram.

Una publicación compartida de Lexi Thompson (@lexi) el

¿Qué crees de toda esta polémica?