Winter is coming. Mientras en el hemisferio sur se solazan con la llegada de la primavera, al norte de la línea de Ecuador se espera ¿con los brazos cerrados? el arribo del duro invierno. Para los amantes del deporte, en Estados Unidos y Canadá, el frío, eso sí, es sinónimo de alegría, es sinónimo de hockey. La NHL (National Hockey League) quizás no tenga los mismos privilegios mediáticos que el fútbol americano (NFL), el baloncesto (NBA) o el béisbol (MLB), pero cuenta con una fanaticada vibrante, que goza con duelos frenéticos en velocidad y testoterona, que se desborda con peleas de antología sobre el hielo y que sueña con que su equipo favorito levante la Copa Stanley.

Durante la temporada 2012-2013, el trofeo quedó en manos de los Chicago Blackhaws, quienes se han preparado arduamente para defender dicho honor frente a los otras 29 franquicias que participan del torneo.

Para la NHL 2013-2014 (que comienza hoy con los duelos entre los Maple Leafs y los Canadiens y los Oilers contra los Jets) se esperan niveles de tensión y emoción que no se pueden medir con instrumentos humanos. XY te presenta 5 razones por las cuales debes seguir sus alternativas:

1. Peleas La velocidad de los patines en el hielo hace que el hockey sea un deporte de alto contacto físico. Los jugadores suelen rasparse unos a otros hasta que a a alguien se le arrancan los enanos para el bosque y comienza la repartija de combos, patadas y chuecazos. Todo lo que está a mano sirve y los árbitros dejan que la rabia se vaya diluyendo aletazo tras aletazo. ¿Qué tan violentas pueden llegar a ser estas peleas? Un ejemplo ocurrió la semana pasada, en un partido “amistoso” entre los Sabres y los Maple Leafs. Corey Tropp mosqueó a Jamie Devine, tanto que este último reaccionó rompiéndole la mandíbula, mandándolo al pabellón y dejándolo fuera de la pista por al menos cinco juegos.

1 2 3 4 5

Sobre El Autor

Dígale Licenciado. Quintanormalino, puentealtino, providenciano y cantabridgian.