“Diviértanse. Yo solo pienso”.

Ese fue el último tuit de Eduardo Bonvallet. 12 horas después del mensaje, el ex futbolista y comentarista fue encontrado muerto en una habitación del hotel Los Nogales de Providencia. El Gurú, como se autodenominaba, ya no está con nosotros.

Como futbolista, Eduardo Bonvallet se inició en la Universidad de Chile. Como mediocampista central, también tuvo pasos por O’Higgins, Universidad Católica y Unión San Felipe. Sus únicas dos experiencias internacionales ocurrieron en Estados Unidos, defendiendo al Fort Lauderdale Strikers y al Tampa Bay Rowdies.

Por la selección chilena disputó 24 partidos, tres de ellos en el Mundial de España de 1982.

bonvallet

En su labor como comentarista, Bonvallet fue una figura controvertida. Con un estilo directo y frontal, adoptó/impulsó el discurso económico de los 90, de que Chile era el Jaguar de Latinoamérica, para instalarlo en competencias deportivas. Chile podía ganarle a cualquiera, Chile podía ser el mejor del mundo. Esto, por cierto, le dio un ejército de fieles seguidores. Pero sus análisis cargados a lo motivacional, al mismo tiempo evidenciaban lo peor de ese Chile: arrollador, clasista, aspiracional, arrogante e incluso xenófobo.

En su tribuna radial y televisiva, pizarra a un lado, inyectaba esa idea de pararse de igual a igual, pero quienes no eran santos de su devoción solían ser descalificados. La lista de sobrenombres asociados a su florido lenguaje tiene a ilustres como el Perro Verde (Juvenal Olmos) y Don Choco (Reynaldo Sánchez), por nombrar a algunos. Al hablar de equipos rivales sentía admiración por el look europeo de los argentinos, pero siempre denostaba a selecciones como Ecuador, a la que llamaba equipo monito.

Sin duda, una voz polémica y, muchas veces, ofensiva.

Su causa de muerte no ha sido aclarada, pero se presume suicidio, ante una larga data de problemas asociados a la depresión. Haya sido lo que haya sido, descansa en paz, Gurú.