Esta semana los torneos del mundo ponen pausa para presenciar una nueva fecha por las Clasificatorias rumbo Brasil 2014. La temporada ha recorrido el suficiente camino como para determinar, hasta este punto, cuáles son los clubes que la llevan, tanto en estilo de juego, actitud y resultados.

Aquí, los seis equipos más cool del momento:

6. Schalke 04

Pueden haber varios argumentos para levantar las cejas frente a esta elección. Como que su inicio en la Bundesliga fue como el forro y que hasta ahora no está en la pelea por el título junto al Bayern Münich de Pep Guardiola, el Borussia Dortmund y el Bayer Leverkusen. Sin embargo, de a poco los azules empiezan a esculpir un estilo de juego eléctrico, apoyado en las piernas de la joya alemana Julian Draxler, de apenas 19 años, y la reciente llegada del ghanés Kevin Prince Boateng. Ambos están recién cuajando, pero ya se puede ver un alza, tanto en el torneo local como en su desempeño en la Champions League. En la ofensiva cuentan además con el sorpresivo húngaro Adam Szalai y esperan la recuperación del peruano Jefferson Farfán, aquejado por una lesión testicular.

Un par de retoques y todo valdrá la pena. Mientras, un video con las habilidades de Draxler

5. Paris Saint Germain:

El elenco parisino ya viene mostrando solidez y espectáculo desde el año pasado, cuando Qatar Investment Authority -empresa dueña del club- puso billete y compró cracks como Zlatan Ibrahimovic y Thiago Silva. La salida del técnico Carlo Ancelotti al Real Madrid no desarticuló en demasía la estructura del equipo y su sucesor, Laurent Blanc, ha logrado incluso darle un toque extra de calidad. Además de Zlatan, el PSG sumó en ofensiva al uruguayo Edinson Cavani. Los parisinos tienen un plantel de lujo, con variables para todas las posiciones y jugadores destacables en cada posición, entre ellos el zaguero Marquinhos, los volantes Lucas, Thiago Motta, Javier Pastore, el juvenil Adrian Rabot, y el corazón del equipo, Blaise Matuidi, sin dejar afuera al atacante Ezequiel Lavezzi.

Con todo eso, el PSG busca el bicampeonato local -donde tendrá dura lucha frente al Mónaco y el Olympique Marsella- y mejorar su participación en Champions League, donde el año pasado estuvieron a punto de eliminar a Barcelona en cuartos de final.

4. Cruzeiro:

El Brasileirao es con toda seguridad el torneo más apasionante y difícil del mundo, pese a no gozar de la misma publicidad de los campeonatos europeos. Se juega miércoles y fines de semana, en una competencia donde además no hay rivales débiles y la pelea por el título o el descenso la divide una delgada línea. En ese contexto, hoy, quien reina es el Cruzeiro. El cuadro raposo lleva 11 puntos de ventaja sobre el Gremio, su más cercano perseguidor. ¿La receta de su éxito? El trabajo en conjunto. Cruzeiro tiene a Julio Baptista, pero sus constantes lesiones lo han convertido en factor solo en contadas ocasiones. El peso de La Bestia, entonces, se ha distribuido en todas las líneas: todos defienden, todos marcan. Los defensas Bruno Rodrigo y Dedé han visto red, igual que los mediocentros Nilton y Everton Ribeiro, mientras que en ofensiva hay una larga lista de artilleros y que incluye a Borges, Willian, Vinicius Araujo, Luan y Ricardo Goulart.

3. Arsenal:

Arsene Wenger es una institución en Londres, pero desde 10 años que no gana nada junto a los Gunners. Las caras feas se han ido multiplicando con el paso del tiempo. Sin embargo, esta temporada huele diferente en el Emirates Stadium, huele a triunfalismo. Con un Manchester United que extraña a Alex Ferguson, un Manchester City que no se acomoda a Manuel Pellegrini y un Chelsea irregular con Mourinho, es el Arsenal -y el Liverpool- quien ha tomado las riendas de la competencia Jugadores como Aaron Ramsey y Jack Wilshere parecen haber dado un paso adelante de madurez. No obstante, si hay que buscar a un responsable de este salto de calidad en el equipo, los ojos deben dirigirse al alemán Mesut Özil, quien en un movimiento de última hora cambió el Real Madrid por los Gunners.

Su contratación ha resultado fundamental, dándole a Arsenal el toque de gracia que necesitaba. Con él, los londinenses marchan como avión tanto en la Premiere como en la Champions League. Sus sueños, obviamente, pasan  por el estado de forma que tenga el germano durante el resto de la temporada.

2. AS Roma:

Siete partidos disputados, siete partidos ganados y 20 goles anotados, casi tres por encuentro. Razones suficientes para mirar a la Loba y considerarla como uno de los clubes del momento. ¿Un dato estadístico no menor? En Italia todos los equipos que han empezado con una racha similar han terminado dando la vuelta olímpica, con excepción del Inter de Milán 1966-67. Los capitalinos están disfrutando de su momentum con victorias sobre los lombardos e incluso contra la Lazio, su archirrival.

Lo curioso es que a comienzos de la temporada, las salidas del zaguero Marquinhos y las de los delanteros Eric Lamela y Pablo Osvaldo pintaban como desgracia. Eso sin contar que la llegada de un nuevo técnico – el francés Rudii García – iba a provocar la necesidad de un período de adaptación. Pero pamplinas. La pandilla liderada por el eterno y fantástico Francesco Totti, y secundada por Daniele de Rossi, ha encontrado la forma precisa para sacudirse y empinarse en lo alto del calcio. En el logro, por cierto, no se puede dejar pasar el aporte del defensa Benatia y la contratación de Kevin Strootman, un todocampista holandés, que solo emana talento de sus pies y a quien todos querían en la ventana de traspasos.

La mitad de Roma, ríe.

1. Atlético Madrid:

¿Qué puede ser mejor que siete partidos ganados de siete? Ocho. El Barcelona de Tata Martino y el Atlético Madrid de Diego Simeone son la perfección en el arranque de las ligas europeas. Pero como estamos tan acostumbrados a los éxitos blaugranas, nos quedamos con lo que hacen los colchoneros, quienes además han tenido un calendario más complicado e incluso se dieron maña de sobrepasar al archienemigo común: el Real Madrid. El Atlético basa su éxito en un estilo aguerrido y un espíritu grupal sólido como una roca. De esto, destacan dos factores:

  • Diego Simeone. El DT, ídolo del club en sus años de jugador, renueva su romance con la hinchada con un equipo agresivo y aceitado, que nunca renuncia a ir adelante. El Cholo además ha hecho que cada jugador se sienta parte de un sueño, de un objetivo que busca romper el duopolio Barcelona-Real Madrid. Por ahora va bien encaminado.
  • Diego Costa. El delantero de origen brasileño es una bestia. Es el resumen de lo que quiere Simeone, alguien que no dé pelota perdida y con una fuerza caasi sobrenatural. Muchos creyeron que la partida de Radamael Falcao al Monaco disminuirá su potencial, pero junto a David Villa – o solo- ha sabido arreglárselas contra las fuerzas del mundo. Tanta es la gravitación de su desempeño que hoy, tanto Brasil como España, se lo pelean para formar parte de sus selecciónes de cara al Mundial 2014.