Los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014 completaron una semana. Las complicaciones están a la orden del día (anillos que no encienden, ascensores que fallan, puertas que no abren, pistas de snowboard y esquí que no están a punto…), pero al final lo que queda son las alegrías. La competencia por las medallas se encarga de ese trabajo y detrás de cada ganador hay historias y experiencias dignas de recuerdo

Aquí te presentamos los 8 mejores momentos de la primera semana de Sochi 2014:

El primer campeón

El estadounidense Sage Kotsenburg fue el dueño de la primera medalla de oro de Sochi, en snowboard (slopestyle). Momento de gloria, pero que fue aún mejor después de la premiación. Sage reconoció que no va al gimnasio, que no entrena mucho y que el truco que le dio la medalla lo improvisó en el momento. Los teóricos lo llamaron 1620 Japan Air Mute Grab, él lo llamó Holy Crail, que básicamente es girar 4 veces y media, agarrando la tabla por detrás de la espalda.

 

El oro de Stefan Groothuis

En 2011, convertido en campeón mundial, el patinador holandés sufrió de una profunda depresión, la cual lo llevó a plantearse la necesidad de seguir viviendo. “Estuve bastante cerca del suicidio. Sé que es chocante decirlo”, reconoció. En Sochi, acompañado de su esposa e hijos, además de sus padres (quienes lucieron poleras naranjas que fueron de Stefan Go a Stefan Gold) se convirtió en el hombre más veterano en ganar los mil metros (32 años)

La inspiración de Alexander Bilodeau

Bilodeau se convirtió en el primer esquiador en repetir medalla de oro en estilo libre, específicamente en moguls. Su participación fue impecable, pero lo que quedó al final fue el emotivo abrazo con su hermano Frederick, quien sufre de una parálisis cerebral. Alex dice que es su inspiración. Lo mejor es que no es la primera vez.

Empate Tina Maze / Dominique Gisin

Los descensos en esquí suelen definirse por centésimas de segundo. El nivel entre los competidores tiende a ser tan parejo, que al final lo que separa un lugar de otro es casi imposible de graficar de una manera tangible. En ese contexto, la posibilidad de un empate es casi imposible. Pero las cosas pasan. La eslovena Tina Maze -estrella pop de su país y en la foto- anotó un registro de 1 minuto, 41 segundos y 57 centésimas, lo mismo que la suiza Dominique Gisin, cuya historia asombra: Gisin se perdió Vancouver 2010 por una lesión de rodilla justo antes de competir. Con otras 8 intervenciones quirúrgicas en el cuerpo llegó a Sochi lejos de las favoritas. Pero qué giro: ahora es el primer oro compartido en el esquí alpino.

Dufour-Lapointe multiplicadas por 2

El orgullo de unos padres por tener a un hijo en el podio debe ser indescriptible. Ahora, ¿qué pasa cuando dos hijos lo logran el mismo día y en la misma prueba? Esa es la historia de las hermanas Justine y Chloé (en la foto), quienes obtuvieron el oro y la plata en esquí (Freestyle-Moguls). La proeza de las canadienses pudo haber sido incuso mayor, pero Maxime, la tercera hija de este exitoso clan solo terminó en el puesto número 12.

You only live once

Shaun White, conocido mundialmente como “The Flying Tomato” (El tomate volador) llegó a Sochi con la idea de lograr su tercera medalla de oro en halfpipe. Sin embargo, un par de despistes y la fantástica actuación del suizo-ruso, Iouri Podladtchikov acabaron con su ilusión. I-Pod lo liquidó con truco conocido como YOLO que son las siglas en inglés de You Only Live Once (Solo vives una vez). 94,75 puntos fueron suficiente para abrazar la gloria y recibir el saludo de su país de nacimiento.

La primera vez

No ganaron ninguna competencia, pero 7 países estuvieron por primera vez en unos Juegos Olímpicos de Invierno, Dominica, Malta, Paraguay (en la foto), Timor, Togo, Tonga y Zimbabwe recordarán por siempre este momento.

Adiós al gran campeón del patinaje artístico

Este es agridulce: Evgeni Plushenko, quizás el mejor exponente de patinaje artístico de la historia, debió retirarse de Sochi, luego de sufrir una lesión en la espalda, mientras se preparaba para el programa corto. El ruso tiene un registro médico abrumador: 12 cirugías, la última con un disco falso en la columna. La tristeza era evidente y la expresó en Twitter:

“Gracias a todos por vuestro apoyo. Gracias por creer en mí. Esperemos que pueda recuperarme pronto”.

Lo más probable es que a sus 31 años esta pudo ser su última opción de brillar a alto nivel. El adiós, eso sí, no fue en vano Días antes, Plushenko lideró a Rusia en la competencia por equipo, regalando la primera medalla de oro para su país en estos Juegos Olímpicos.