22 años estuvo Fernando Solabarrieta en TVN. La relación entre el comentarista deportivo y el canal de televisión público llegó a su final, supuestamente, luego de una fuerte discusión entre el periodista y Luis Bonini, ex PF de la selección chilena y hoy rostro del área deportiva de la señal.

¿El motivo de la pelea? Solabarrieta criticó el trabajo de Hugo Tocalli y Alfredo Grelak en las divisiones inferiores de la Roja, ante un Bonini que defendía a sus amigos.

Raro, pero esa es la versión oficial.

Tras eso, TVN decidió no renovar contrato con Solabarrieta y así se dio término a un ciclo en que lo vimos en Zoom Deportivo, NBA Jam, Juegos Olímpicos, Mundiales y hasta en el Menú de Tevito.

Como una forma de repasar esos 22 años, los dejamos con los mejores momentos y frases de Solabarrieta en TVN:

  • ATENAS 2004

Solabarrieta fue la voz oficial de las históricas medallas de oro de Nicolás Massú y Fernando González en el tenis de Atenas 2004. Su relato es parte de la conciencia colectiva, del tejido nacional con frases que quedaron para la posteridad, entre ellas:

  • “Hay oro para Chile”
  • “Sí, es cierto. Estoy llorando”

  • UN JUEGO DE VELOCIDADES

Cada vez que Solabarrieta relataba un partido de fútbol sacaba de la chistera: “El fútbol no es un juego de velocidad, es un juego de ve-lo-ci-da-des”.

  • ¡SCHWEINSTEIGER!

En cada Mundial, en cada Eurocopa, Solabarrieta decía que llamaba a las embajadas de países extranjeros para saber cómo pronunciar los nombres de los jugadores. Le gustaba nombrar jugadores checos como Pavel Nedved (Niedved), sin embargo, a la hora de un favorito, ese era el alemán Bastian Schweinsteiger. Mejor escucharlo:

  • EL CHASCARRO CON AYEW

La lista de chascarros en 22 años de carrera es larga, pero muchos parecen pauteados. Una excepción es lo ocurrido en el Mundial de Brasil 2014, mientras narraba el duelo Portugal y Ghana. En un forcejeo con un jugador luso, el ghanés Ayew expuso una parte del cuerpo que hizo aflorar los chistes.

  • LOS BIGOTES

Imposible no terminar con el día en que llegó a TVN con mostacho inusual a su estilo (foto principal). Fueron tantas las burlas que, por recomendación de su esposa Ivette Vergara, el bigote feneció en menos de 24 horas.