El básquetbol es uno de los deportes más populares de los Estados Unidos. La prominencia de la NBA es un argumento irrefutable sobre los niveles de atracción que genera. Sin embargo, al momento de hablar de un momento en que todo el país está pendiente del balón, no hay nada que se compare al March Madness (la locura de marzo), el campeonato organizado por NCAA y que enfrenta a 68 equipos universitarios.

La edición 2014 del torneo comienza este martes con Florida (Sur), Arizona (Oeste), Virginia (Este) y Wichita State (Medioeste) como primeros sembrados de las cuatro conferencias que componen la competencia, cuya fase final esta pactada para el 7 de abril. La gente se prepara, habla de brackets e incluso varios hombres de mediana edad, según CNN, preparan vasectomías para la fecha, con tal de recuperarse viendo básquetbol.

Ahora, ¿por qué los gringos pierden la cabeza con March Madness? Aquí tratamos de explicarlo con cuatro manzanas:

1. El sistema de juego es el mítico muere-muere

Como decíamos se establecen cuatro divisiones con 16 equipos cada una. Los rivales se emparejan en llaves y se enfrentan en un único partido, hasta determinar a los cuatro mejores, quienes van al llamado Final Four. El torneo, además, se resuelve en apenas tres semanas. Es el todo por el todo.

2. Lazo universitario

Tanto hombres como mujeres establecen fuertes vínculos con las universidades en que estudiaron, por lo que suelen dar un apasionado apoyo en cada competencia en que se presentan.

Dato extra: la UCLA es la universidad con más títulos NCAA o March Madness (11)

3. Se ve a las futuras estrellas de la NBA

Muchos de los jugadores que brillan en sus respectivas universidades, luego terminan siendo seleccionados en el draft de NBA. Glen Rice, Hakeem Olajuwon, Patrick Ewing o Michael Jordan son ejemplos de tipos que saltaron de las aulas a la liga. Este año, los ojos están puestos en tipos con Jabari Parker (Duke), Doug McDermott (Creighton) y Andrew Wiggins (Kansas), este último nombrado por varios como el próximo LeBron James. El draft, por cierto, es tres semanas después del final de March Madness.

 

4 Los brackets

Esto es casi tan importante como el torneo mismo. El bracket es el cuadro en el que se emparejan a los equipos desde la primera fase hasta la final. La idea es que los fans participen haciendo sus predicciones, tratando de adivinar las universidades que pasarán de ronda, hasta elegir al campeón. Todo el mundo juega, hasta el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Hay suculentos premios, como es el caso del que ofrece Yahoo! – Quick Loan Farm, que darán mil millones de dólares a quien complete un bracket perfecto. Las posibilidades son casi nulas (algunos hablan de 1 en 9.223.372.036.854.775.808, equivalente a la siguiente idea: es posible que los 317 millones de estadounidenses podrían estar jugando esto por 290 millones de años sin obtener un ganador), pero nunca se sabe.

Otras opciones, menos específicas, son:

Si no tienes idea de quién es quién a la hora de jugar, échale un vistazo a las predicciones de March Madness que hizo Nate Silver, el niño prodigio de las estadísticas en Estados Unidos.