Si uno, como hincha, no ha dejado de ver ese fantástico remate de Mauricio Pinilla que golpeó el travesaño y que casi elimina a Brasil en los octavos de final de su propio Mundial, imagínense los demonios que hoy viven en la cabeza del atacante. Estarán ahí, por siempre, más aún cuando la cicatriz mental ahora está impresa en la piel.

¿…? Sí, Pinilla, amante de la tinta, acaba de hacerse un tatuaje  de una de las peores condenas del fútbol chileno. El delantero puso su espalda en manos del maestro Marlon Parra (Tattoo Rockers) para retratar el instante exacto en que el balón se estrelló en el travesaño. Bajo la imagen, la frase “One centimeter from glory”, que en buen español es “a un centímetro de la gloria”.

Mientras todo el mundo intenta explicarse los motivos de la cruz de Pinilla, Marlon Parra explicó al diario “La Tercera” lo que el mismo jugador le contó. 

“Me dijo que era una herida imborrable. Un hito demasiado importante en su vida. Que no ha dejado de pensar en ese momento, en lo que pudo pasar si la pelota iba un par de centímetros más abajo. En lo importante que hubiese sido”.

¿Cuál es tu opinión del tatuaje de Mauricio Pinilla?