El reloj de la vida es particularmente cruel con los deportistas y uno de sus grandes cachetazos es el momento del retiro. Abandonar una competencia profesional quema el corazón, desatando un proceso que la mayoría supera y al que otros se resisten, ya sea por porfía o porque simplemente creen que no era la hora adecuada. En este último grupo está Michelle Collyer, la emperatriz del motrocross chileno.

Michelle entró a este mundo dominado por la testosterona en 1990 y dedicó nueve años a probar que se la podía, derribando mitos sobre los sexos. En 1999 decidió bajarse de la moto, a dejarla completamente de lado para dedicarse a su familia. El bicho, eso sí, nunca murió y hoy volvió a picar. Collyer está nuevamente en las pistas desde 2013, participando en el Campeonato Nacional de Motocross y en el Nacional Argentino, donde en la sexta fecha incluso logró un segundo lugar en el podio.

Para este año sus aspiraciones son correr el campeonato zonal, nacional y el Latinoamericano. Luego de esto, el objetivo es una fecha del WMX. El trabajo es duro, sobre todo, luego de sufrir una fuerte caída que la tuvo fuera de los circuitos por 3 semanas.

XY habló con Michelle Collyer. Aquí están sus decisiones, metas y sueños.

XY: ¿Cómo y cuándo te diste cuenta de que necesitabas volver al motocross? ¿Cómo lo tomaron tu esposo e hijas?

Michelle Collyer (MC): La verdad es que la decisión de volver al motocross fue un impulso tan brutal que no tuve tiempo de comentarlo con nadie. Un día me miré al espejo y me dí cuenta que era necesario volver a hacer algo para mí, volver a lo que amo tanto, mi pasión. Una vez que la decisión estaba tomada vino el tiempo de las conversas y la negociación jajajá. Mi esposo es un gran apoyo, me ayuda en lo que puede y me acompaña. Él se encarga de todo lo que es imagen, porque somos realizadores audiovisuales y el hoy video es una gran herramienta de comunicación. ¿Mis hijas? Son mis fans número uno. Crecieron sin saber quién había sido yo, pues lo tenía bloqueado, escondido. Todas las copas y medallas guardadas en una caja. Mi mamá se encargaba de contarles esa parte. Pero ahora que me ven andar estan maravilladas, con las copas y las apariciones en la tele. Se jactan de su mamá entre sus compañeros. Además les compré moto así que están aprendiendo a andar.

XY: ¿Tus padres?

MC: Mi padre falleció el 2007 y era mi gran apoyo junto a mi mamá. Sé que el estaría tremendamente orgulloso de lo que he logrado. Mi madre casi se desmayó de espanto cuando le conté que iba a volver, después de 13 años fuera, porque ya pensaba que se había librado del sufrimiento que se vive fuera de la pista. Pero sabe que es lo que amo y me apoya en todo lo que puede, sobre todo en la logística. De ellos heredé la fortaleza para pelear por lo que quiero, así que no pueden estar más que orgullosos.

image_5

XY: Competir requiere de un entrenamiento duro, ¿cómo distribuyes tu tiempo?

MC: Esa es la parte más difícil y es la que más me debilita sicológicamente, porque sé que mis rivales tienen mucho más tiempo que yo. El motocross es un deporte muy complejo que requiere de mucho entrenamiento tanto físico, como arriba de la moto, y obviamente eso significa tiempo. Sobre todo, recursos. Es difícil compatibilizar trabajo, entrenamiento y familia.

XY: ¿En que categoría competirás?

MC: Competiré en la categoría mujeres y creo que también seré parte de la categoría master, para agarrar más ritmo de carrera y horas de moto.

XY: ¿Qué moto usarás y cuáles fueron los factores considerados para la elección?

MC: Mi moto es una Suzuki RMZ 250, 2013, la elección fue básicamente porque cuento con el apoyo de la marca y hay un tremendo equipo que sabe hacer las cosas muy bien.

XY: ¿Cuál es el apoyo que recibes por pertenecer al Team Suzuki?

MC: Por ahora es un apoyo en términos económicos y logísticos. He recibido mucho respaldo de parte de Suzuki. Tanto de Checho Baracatt, Nikolas Bartel como de Kelly Andris. Es muy importante sentirse respaldado por un equipo. El team de pilotos también es una gran familia y todos nos apoyamos. Finalmente la marca no es sólo la moto, si no todo lo que hay detrás.

XY: ¿Cómo te preparaste físicamente para conducir la moto?

MC: Cuento con el auspicio de un gimnasio XGym, y trabajo con su preparador físico Ernesto Olivos, que ha tenido una tarea enorme. No sólo estuve fuera de las pistas por tantos años, si no que además estuve inactiva. Voy todos los días que puedo, que son aproximadamente tres veces a la semana, porque intento combinarlo con mi pega y el entrenamiento en moto. Sin duda ha sido pieza fundamental en mi desempeño.

XY: Quizás es apresurado, pero ¿por cuánto tiempo más pretendes competir?

MC: Pretendo competir hasta que pueda. Si tengo que llegar en un burrito a la pista, lo voy a hacer.

XY: ¿Qué te haría desistir?

MC: Uff que difícil, creo que una lesión importante tal vez podría hacerme desistir. Pero lo dudo, si estuve 13 años fuera y volví, creo que eso demuestra lo importante que es eso para mí.

XY: ¿Hay otra disciplina del motociclismo que te atraiga y que te gustaría desarrollar?

MC: Voy a correr enduro también este año.

XY: Ahora que estamos en el Dakar, ¿has pensado tirarte a esa piscina?

MC: Me lo ofrecieron dos veces el año pasado para sumarme a esta edición, pero quiero ir quemando las etapas de a una. Recién me incorporo a mi disciplina, al menos correr algunos campeonatos, entrar al enduro. Tal vez a rally, no lo sé, son palabras mayores y por ahora no estoy preparada.

XY: ¿Tuviste moto en el tiempo que estuviste fuera de las pistas?

MC: No, cuando vendí la moto y me retiré el año 99, nunca más tuve moto. No sólo no tuve sino que nunca más anduve en una.

XY: ¿Qué reacciones ha ocasionado tu regreso en los pilotos del género masculino?

MC: Pucha harta buena onda, hoy día es diferente que en los 90. Antes era más difícil de aceptar, hoy las mujeres tenemos ganado un lugar en las pistas. Me felicitan y me tiran buena onda y ánimo, además como soy la “histórica” tengo muchos antiguos conocidos y amigos por todos lados

XY: ¿Qué crees de las sensaciones que provocan las imágenes de una mujer abordo de una motocicleta?

MC: Creo que es algo atractivo, llama mucho la atención. Basta ver en la calle un pelo al viento afuera de un casco. El mundo de las mujeres y las motos es súper atractivo comercialmente.

XY: ¿Cuál es tu relación con la moto?

MC: Yo amo mi moto. La cuido, la llevo a mantención, me preocupo. Aunque no tengo apego con las cosas materiales, la moto es otra cosa.

 

Sobre El Autor

Periodista amante de la libre expresión por lo tanto sin mucho ánimo de regirse por una línea editorial más que la autoimpuesta. Esto, en parte, lo motivó a fundar Revista XY... Un medio propio e independiente donde las reglas son transversales... No a la verticalidad !!!