¿Has corrido un día de calor con jeans puestos? Las reacciones químicas que ocurren bajo la mezclilla son indescriptibles, sobre todo a la altura de la pelvis. Ahora, siguiendo la línea, ¿te imaginas jugando un partido de fútbol con una camiseta denim? Para quedar como sopa solo con la idea.

Por lo mismo parece tirado de las mechas el modelito que acaba de sacar el club de fútbol italiano, Napoli.

Si bien no es de mezclilla -y contempla las tecnologías de alto rendimiento-, su tercera camiseta da la sensación de que los jugadores están yendo a la cancha tal como si fueran Britney Spears y Justin Timberlake. Y es a propósito.

En un mercado esquizofrénico como el de la indumentaria deportiva, que se renueva año tras año, la búsqueda de ideas originales empieza a doblegar los cánones. Hace un tiempo les mostramos la camiseta-esmoquin del Cultural Leonesa y ahora esto.

Macron, el sponsor de Napoli, justifica las ventajas de estar a la moda, con un uniforme que destaca por sus similitudes con la mezclilla y que tiene toques elegantes como su cuello estilo príncipe de Gales.

Napoli 01