“Me gusta sentirme grande, excepcional”. Así piensa Taishan Dong, la nueva sensación del boxeo de los pesos pesados. ¿Qué lo hace tan particular? Su apariencia es la de alguien indestructible: pesa 130 kilos y mide 2,13 metros.

Sus dimensiones y el hecho que es originario de Lanzhou, China, le han dado un apodo sobre el cuadrilátero que es súper obvio: Taishan Dong es la Gran Muralla China.

Late Night Workout

Un vídeo publicado por Taishan (@teamtaishan) el

Esta mole humana tiene 26 años. Su aterrizaje en el boxeo parece tardío, pero se explica en el hecho de que antes de subirse al ring trató de jugar básquetbol y tuvo coqueteos con el kickboxing. Pese al tiempo perdido, su novel carrera es promisoria. A tal punto que es un Golden Boy, un boxeador que crece bajo el alero del multicampeón, Óscar de la Hoya.

“El señor De La Hoya quería abrir el mercado chino y creyó en mí. Él sabe que puedo convertirme en un campeón”

Para encontrar el éxito, Taishan se mudó de China a Estados Unidos y ya acumula tres peleas, las tres ganadas. Dos de ellas por nocáut. Si bien tiene mucho espacio para mejorar (es un poco lento y no tan ágil), la envergadura de sus brazos es fenomenal: 213 cm., lo mismo que su altura, un número mayor al del campeón Vladimir Klitschko.

¿Podrá llevar toda esa destrucción a una pelea por el título? Habrá que esperar su desarrollo.