Los New England Patriots son los nuevos campeones del fútbol americano. En uno de los Super Bowl de mayor voltaje y riesgo cardíaco de la historia, los Pats vencieron por 28-24 a los Seattle Seahawks y sumaron su cuarta corona. Todas bajo la batuta y el brazo mágico del hombre de la foto: Tom Brady.

Thomas Edward Patrick Brady Jr., nació en 1977 (San Mateo, California) tocado por una buena estrella. Linda familia, buenos genes y dotes atléticos para triunfar.

Al principio no fue tan obvio. Su carrera deportiva tuvo varios vaivenes e incluso cuando fue parte del draft para la NFL 2000 su nombre estaba bien atrás en la lista. Los Patriots lo eligieron en la sexta ronda, número 199, casi por si acaso. Llegó al equipo como el cuarto mariscal de campo o quarterback. O sea, supuestamente, no iba a aparecer ni en las cómicas. Sin embargo, su trabajo y situaciones circunstanciales lo hicieron escalar hasta convertirse en el cerebro del equipo que ganó el Super Bowl de 2001, el primero en la historia de los Pats.

Brady se convirtió en el QB más joven en conseguir el título y, desde entonces, varios récords comenzaron a caer en su nombre. Mayor cantidad de yardas, mayor cantidad de pases para touchdowns, temporadas casi perfectas y una larga majamama de cifras estadísticas que sólo le interesan a los amantes del deporte.

¿La más importante? Igualó a Joe Montana y Terry Bradshaw como los QB con más anillos de Super Bowl en su mano: cuatro (2001, 2003, 2004 y 2014).

Un ganador cuya fortuna se extiende fuera de la cancha:

Are you ready?!?! Let’s go Pats!!!!! #superbowl Vocês estão prontos?!?! Vamos Pats!!!!!

A photo posted by Gisele Bündchen (@giseleofficial) on

Brady, además de nacer con sangre de campeón, salió con cara bonita. Siendo objetivos, Tom tiene los dientes parejitos para la sonrisa y para derretir corazones. Su nombre es suficiente para causar suspiros en los seis estados de New England y en una chica de Brasil, la hermosísima supermodelo Gisele Bündchen, a.k.a, su esposa.

Imaginen: ganes o pierdas, Gisele te espera en tu casa con tu perfecta familia que incluye dos hijos.

Antes de conocer a Gisele, el jugador salía con la actriz Bridget Moynahan (“Coyote Ugly”). La relación terminó en diciembre de 2006 y casi inmediatamente Brady conoció a la brasileña en una cita a ciegas. Se enamoraron y en febrero de 2007 tenían su primera prueba de amor: Moynahan, la ex, informaba a Brady de su embarazo y que él era el padre. Guión preciso para una teleserie y el drama, excepto cuando eres Tom Brady.

Nada de conflicto, nada de celos. De hecho, hoy Bridget y Gisele se llevan de lo más bien.

La vida de Brady es tan perfecta que cansa.

En la NFL su nombre brilla como uno de los mejores, quizás el mejor de la historia, y aún tiene planes de seguir escribiendo nuevos capítulos de alegría.

Good morning, #PatriotsNation!

A photo posted by New England Patriots (@patriots) on