Los Broncos tienen dos Superbowl en sus vitrinas (1997 y 1998) y hoy tienen un equipo que hace ilusionar a sus hinchas con un tercer anillo. Sus números durante la temporada regular son aplastantes (revisa todos los récords que rompieron en 2013). Aquí destacamos algunos de esos y otros elementos ajenos a la cancha que los hacen merecedores del Super Bowl.

Aquí las razones:

1. Payton Manning

A veces lo acusan de pecho frío. Pero ¿quién puede ser un pecho frío con 5 MVP, un Super Bowl en las vitrinas y a los 37 años y cuatro cirugías en el cuello firmar la mejor temporada en la historia de un mariscal de campo? Payton Manning hoy gobierna la NFL. Llegó a los Broncos en 2012, desechado por los Colts -básicamente por viejo- y para reparar su error en el fichaje de Tim Tebow, uno de los grandes humos de la NFL en el último lustro. Parecía acabado. Sin embargo, este 2013 sacó un rendimiento de libro, batiendo la marca de mayor cantidad de touchdowns durante la temporada regular: 55 (pulverizó los 50 de Tom Brady en 2007).

Su influencia en el vestuario, además, no es solo por la geometría de sus pases. Payton también es pegamento entre los jugadores, su liderazgo se respira en Colorado, gracias a una personalidad calma, pero a la que agrega gotas de carisma y humor, como la broma que le hizo a su compañero Erick Decker (le mandó una cuenta de 3 mil dólares por el uso de un campo de entrenamiento) o su disposición para ser entrevistado por el ficticio Ron Burgundy (WIll Ferrell) para un número de ESPN Magazine

2. Knowshon Moreno

Pero no solo de Manning viven los Broncos. También se necesitan receptores. Y este años, cinco jugadores convirtieron más de 10 TD (Demaryus Thomas, Erick Decker, Wes Welker, Julius Thomas y Knowshon Moreno). Varios con historias bastante particulares. Moreno, por ejemplo, vivió una infancia bien perra entre la casa de su madre y su padre. Este último llamó casa varios hogares para personas sin techo. Ese comportamiento veleta acabó cuando su abuela tomó el toro por las astas y se lo llevó consigo. Moreno también ha sido blanco favorito de memes, luego de que una cámara lo captara cantando el himno de EE.UU. derramando lágrimas como si fuera una cascada. Él confesó que llora siempre y el tipo es realmente capaz de llorar el Amazonas.

knowshon moreno

3. Los comerciales Old Spice

Fuera de la cancha, los jugadores de los Broncos también arrastran ciertas simpatías. ¿Ejemplos? Después de ser odiado en los Patriots, Wes Welker ha ido diluyendo su falta de empatía. Primero, rompiéndola como uno de los receptores favoritos de Manning y, luego con una serie de comerciales que filmó para Old Spice.

4. La generosidad de Erick Decker

Eric Decker es otras de las estrellas que brilla en los Broncos. Junto a él, hay una gran mujer: la cantante de country Jessie James. Ambos son como los Beckham de Colorado, placer culpable de las cámaras fotográficas. Cuando la revista GQ le pidió posar de manera sexy junto a ella, el tipo no lo dudó e incluso no fue factor que ella pudiera salir luciendo una hermosa panza de embarazada. James tiene poco más de ocho meses de gestación y Decker lo único que pide es no ser padre el mismo día del Super Bowl.

Decker

vía GQ

(Ver el resto de las fotos en GQ)

5. El corazón de John Fox

Los Broncos también tienen un buen pateador (Matt Pratter es uno de los más regulares de la NFL y este año batió el récord de gol de campo más lejano: 64 yardas) y otras tantas armas. Pero aquí vale la pena hacer un alto para destacar el trabajo de la cabeza de este proyecto: el entrenador John Fox. Todos hablan de Manning, sin embargo, Fox tiene su mérito en acoplar todas estas piezas llenas de talento. Su trabajo arduo, eso sí, estuvo a punto de mandarlo al otro lado del camino: mientras jugaba golf sufrió un infarto que lo tuvo cuatro partidos alejado de las canchas. Hoy Fox está de vuelta y va por su primer título de Super Bowl.

broncos1

 

¿Por qué los Seattle Seahawks deberían ganar el Super Bowl XLVIII?