Por cuarta vez consecutiva, Rich Froning es el hombre en mejor forma del planeta. En el caso de las mujeres, el honor corresponde a la canadiense Camille Leblanc-Bazinet.

Con “en mejor forma”, obviamente, hablamos de un aspecto físico. Ambos (Froning y Leblanc-Bazinet) son los vencedores de los últimos Reebok CrossFit Games, disputados en California, una serie de competencias destinadas a probar los límites del cuerpo humano.

¿CrossFit? La palabra se cuela como gusano en el cerebro, con signos de interrogación incluidos. ¿Qué es? Básicamente es un programa de acondicionamiento físico que busca fortalecer el centro del cuerpo en 10 aspectos básicos:

  • Resistencia cardio-respiratoria
  • Resistencia muscular
  • Fuerza
  • Flexibilidad
  • Coordinación
  • Velocidad
  • Equilibrio
  • Agilidad
  • Potencia
  • Precisión

¿Qué lo diferencia de otros tipos de ejercicios de gimnasio? Antes de responder, un poco de historia:

Los Orígenes del CrossFit

Dijimos que el CrossFit era un programa de acondicionamiento físico, pero no es solo eso. El CrossFit es también una compañía, un negocio que nació en las neuronas de Greg Glassman. Al tipo le gustaba la gimnasia, el levantamiento de pesas y las bicicletas. Trabajó en gimnasios y de a poco se dio cuenta que para cumplir diversas tareas era mejor un entrenamiento diseñado para diversas partes del cuerpo, que uno especializado. Un sistema que combinara sus tres pasiones. Era 1995.

Si bien lo despidieron de varios recintos, sus métodos comenzaron a hacerse conocidos en Santa Cruz, California. Primero entre oficiales de policía, luchadores de artes marciales y personas que se enteraron por internet. En el año 2000, el CrossFit era una marca y Glassman se paseaba por Estados Unidos dando sus primeras charlas. ¿Su modelo de negocio? Licencias anuales por el uso del nombre y certificación de entrenadores.

14 años después, el planeta ha sido conquistado. Incluso, hay campeones mundiales.

CrossFit I

El CrossFit es un programa de ejercicios de acondicionamiento físico. Se diferencia de otros por sus trabajos específicos, los cuales combinan una serie de disciplinas, entre las que destacan pliométricos, levantamiento de pesos (implementos y del propio cuerpo) y gimnasia. Todo a través de intervalos o secuencias de alta intensidad. Es bravo y no por casualidad la mascota de este deporte es Pukie, un payaso que vomita.

Pukie The Clown

 

La palabra clave del CrossFit es WOD (Workout of the Day), que en términos hispanos es el ejercicio físico del día. Es una rutina que consiste en un calentamiento, una secuencia física que combina pesas, cuerdas, discos y movimientos aeróbicos, antes de concluir con estiramientos. No son más de 50 minutos y muchos tienen nombres de mujer, solo para recordarlos más fácilmente. ¿Un ejemplo? Fran es un combo de levantamiento de pesas con sentadillas, más flexiones de brazos en una barra, en tres secuencias decrecientes de 21, 15 y 9 repeticiones.

Otros dos conceptos son:

  • Box: El lugar o gimnasio donde se practica el CrossFit
  • Paleo: La dieta que se recomienda para maximizar sus resultados y cuya base es el consumo de carnes, verduras y frutas

Tampoco se puede pasar por el alto el hecho de que la intensidad de su práctica ha puesto al CrossFit en los escenarios de la polémica. Algunos estudios apuntan que la disciplina produce lesiones e incluso se le achacan enfermedades como la rabdomiolisis, en la que el músculo está tan dañado que libera sustancias que pueden causar insuficiencia renal u otros efectos peores. Quienes defienden su práctica, en tanto, explican que la cantidad de lesiones es similar a otros programas físicos e incluso menor a deportes como el rugby (ver más de los estudios en este link -inglés-).

La idea, obviamente, no es asustar a nadie. Miles de personas practican el CrossFit sin ningún tipo de complicaciones y demonizarlo no tienen ningún sentido. Solo basta tener tres conceptos en mente:

  • Conocer los límites de tu cuerpo
  • No sobreentrenar
  • Seguir los consejos de un entrenador profesional y certificado

Con todo esto internalizado, lo único que necesitas es hacerte el ánimo y preparar por enésima vez tu misión de todos los años: Por un verano sin polera.