Esteban Abarzúa, periodista, subeditor de Deportes del diario “Las Últimas Noticias” y asiduo columnista de esas páginas, posee un ojo agudo para analizar las glorias y las pellejerías del fútbol chileno. Su pluma es inconfundible y a cara descubierta: Abarzúa es hincha de Colo Colo. Ese amor por la camiseta forjada por David Arellano se palpa en sus líneas, pero nunca nubla su visión.

¿Cómo describe ese amor? En el libro “Soy del Colo” (Lolita Editores), Abarzúa se hace cargo de su relación con el equipo más exitoso de Chile. “Cuando chico, y después de entender lo que significaba, mi amor fue Colo-Colo. Después vino una primera novia, se fue y Colo-Colo estaba ahí. Hubo etapas posteriores, claro, me casé y tuve hijos y afectos que no se doblan, pero Colo-Colo sigue ahí, donde lo dejé la noche antes de irme a dormir, entre las tres cosas que un creyente jamás debería negar: Dios, su familia y su equipo de Fútbol. Lo demás es paisaje o eso que decía Francisco Huaiquipán de lo que está en segundo plano: arroz graneado”, se lee en la solapa.

En entrevista con XY, Abarzúa se extiende. “(El libro) es la historia de un sentimiento colocolino y como tal carece de una línea de tiempo. Aunque obviamente parte de mis recuerdos como hincha, no empieza en un determinado año ni termina en otro, porque no es una historia del club ni una historia de los equipos que he visto. El libro se refiera más bien a cómo nos sentimos los colocolinos en el día a día y cómo conviven todos esas penas y alegrías blancas dentro de nuestra existencia”

– XY: Entonces, ¿qué es ser de Colo Colo?

– Esteban Abarzúa (EA): Ser del Colo es muchas cosas, pero parto desde antes. Si Colo Colo es Chile, los colocolinos somos como Arturo Prat tirándose a la cubierta del Huáscar: un acto de heroísmo sin saber qué diablos va a pasar. El colocolino es un poco agrandado de la boca para afuera y picado a choro, pero eso sólo es una fachada de su gran virtud. Colo Colo es el equipo con más títulos, pero también es el que aspiró a ganarlos todos y, por lo tanto, es el que más veces se ha sentido derrotado a fin de cada temporada. Eso significa una sola cosa: el colocolino es aquel que más rápido se levanta de sus derrotas para volver a soñar con la gloria. Los colocolinos somos lo que hacemos con nuestras cicatrices.

– XY: Los periodistas deportivos, generalmente, ocultan su militancia deportiva y se esconden en el cliché de la objetividad. ¿Qué crees sobre eso y por qué tu reconoces ser hincha de Colo Colo, en este libro, así como en tus columnas en “Las Últimas Noticias”?

abarzua1

“Soy del Colo” es parte de la colección “Amor a la camiseta” de Lolita Editores

– EA: Ser hincha de un equipo (no necesariamente) implica ser un idiota. En este caso, ser del Colo no me confiere ninguna habilidad especial, por ejemplo, para afirmar que las vacas vuelan. Incluso me atrevo a suscribir una teoría general sobre el hincha al respecto: el día del partido tienes derecho a comportarte como un perfecto imbécil, pero el resto de la semana corre por tu cuenta. Por lo mismo, ser hincha no es una carga. Si fue o no penal, no tiene mayor importancia frente a otras cosas en realidad. A mí revelar esa cercanía con Colo Colo me ha servido fundamentalmente para enriquecer el relato, darle transparencia al debate y sustentar un registro que difícilmente tendría lugar en el terreno de la neutralidad. Lo neutral es plano y aspira equivocadamente a la búsqueda de la verdad. Sustentar un punto de vista, sin tener la razón, nos ayuda a fomentar el debate y la reflexión.

– XY: De no mediar un milagro, Colo Colo cumplirá 7 torneos oficiales de Primera División sin ser campeón, su peor racha sin títulos. ¿Es este el peor Colo Colo de la historia? ¿Por qué?

– EA: Es el peor, claramente. Por varias razones: en primer lugar porque el equipo se ha desarmado tantas veces que ya no tiene pies ni cabeza. Sin embargo, lo que proyecta Colo Colo como club es lo más preocupante. Las sociedades anónimas han tenido un desempeño irregular últimamente, pero entre todas Blanco y Negro es la que peor se ha enfrentado a las necesidades del hincha. Ya lleva cinco años en esa crisis de representatividad, fundamentalmente porque sus dirigentes no han sido capaces de acercarse al socio, escuchar sus inquietudes y obrar en consecuencia.

– XY: ¿Quién es el mayor responsable de esta crisis?

– EA: El directorio de Blanco y Negro, al querer instalar una lógica distinta a la que históricamente definió a Colo Colo. Bajo un aura dudosa, los dirigentes creyeron que vendrían no sólo a salvar al club de la desaparición, sino a mostrar un camino exitoso que debía llevar al desarrollo definitivo del fútbol chileno.

– XY: ¿Por qué Blanco y Negro va de un tetracampeonato en la era Borghi hasta este despeñadero?

– EA: Por el modelo de administración. Colo Colo, más que de armar equipos, se preocupó de vender caro y comprar barato. Transformó su vitrina en una letrina de jugadores. Una vez perdido el valor inicial del plantel que recibió de manera gratuita con la concesión no ha sido capaz de recuperar ese nivel. Blanco y Negro no tuvo que pagar por los pases de Fernández, Vidal, Bravo y Valdivia.

– XY: ¿Cómo se resuelve la crisis de Colo Colo?

EA: El camino es largo, pero no a través de un “proceso” al estilo Salah. Lo primero es acercar a Colo Colo a su base social. Sacarlo a la calle y establecer un vínculo con el Club Social y Deportivo Colo Colo. Aunque tengan que cambiar las personas en uno y otro bando. Eso, de hecho, sería lo mejor. Colocolinos con espíritu de futuro a cargo del club y su administración, más allá de las fronteras entre la concesionaria y el club, que por cierto algún día se resolverán. Colo Colo es una ilusión, por eso el negocio era tan bueno, y lo primero es recuperar ese entusiasmo del colocolino frente a su club. Eso no es fácil, pero ya hubo un primer apronte con la inscripción masiva de casi 40 mil socios que esperan participar en las próximas elecciones de noviembre de 2014. En vez de combatir eso, Blanco y Negro debería acoger a esta gente. No es fácil, pero una crisis tan profunda requiere nuevas soluciones.

 Aquí puedes leer “Soy de la U” por Francisco Mouat