Novak Djokovic es un campeón. Pero con 29 años y múltiples títulos en la ATP, el número uno del mundo aún tenía una deuda pendiente: Roland Garros. Después de 12 intentos, la arcilla parisina se erigía como una maldición imposible de romper para el tenista serbio.

Sin embargo, hoy Nole acaba de borrar el Abierto de Francia de su lista de cosas por hacer antes de morir. En cuatro sets, Djokovic se impuso a Andy Murray para alzar el esquivo trofeo.

Al conseguirlo, Djokovic se convirtió en el quinto jugador en la historia de la era open en conseguir los cuatro Grand Slams (Australia Open, Roland Garros, Wimbledon y US Open). Los otros son Rod Laver, Andre Agassi, Roger Federer y Rafael Nadal. Djokovic también ganó los últimos cuatro G.S, aunque no en el mismo año calendario.

También con esta victoria, Djokovic alcanzó su Grand Slam número 12, empatando a Roy Emerson en el cuarto puesto histórico. Solo lo superan Pete Sampras y Rafa Nadal (14), y Roger Federer (17). Físicamente en plenitud, no sería extraño que siga colgando medallas en su solapa.