Miroslav Klose es el máximo goleador en la historia de Alemania. Tiene 69 anotaciones, 14 de las cuales ocurrieron durante una Copa del Mundo. El Panzer, que es parte de la nómina teutona en Brasil 2014, está a un solo tanto de igualar a Ronaldo (el bueno), en la cima de los artilleros en mundiales. El récord está cerca, pero Klose no es titular en la Mannschaft. ¿El culpable? Thomas Müller

Alemania y Portugal inauguraron este lunes el Grupo G de Brasil 2014. El enfrentamiento prometía ser un duelo de titanes europeos, donde los germanos tratarían de equilibrar con funcionamiento colectivo los arranques individuales de Cristiano Ronaldo (el otro). Sin embargo, al final de los 90 minutos no hubo mucho ni de lo uno ni de lo otro. ¿El culpable? Thomas Müller.

Müller es un joven bávaro de apenas 24 años, forjado en las divisiones inferiores del poderoso Bayern Münich. Jurgen Klinsmann lo subió al equipo titular, pero fue Louis van Gaal quien lo mimó. Cuando el holandés se fue, “Raumdeuter” (El interpretador de espacios) lo sintió. “Es triste para mí, porque fue mi mentor”, dijo. Sin él, no obstante, el goleador de canillas flacuchentas continuó su ascenso.

En la selección alemana debutó para un partido amistoso contra Argentina, donde cayeron por 1-0. El resultado fue una anécdota. En la conferencia de prensa, Diego Maradona, entonces DT de la albiceleste, lo anduvo ninguneando y lo confundió con un pasapelotas. En el Mundial de Sudáfrica 2010, Müller fue uno de los que convirtió en el 4-0 que pulverizó a Diego y su selección. “No creo que ahora piense que soy un pasapelotas”, se vengó Thomas.

Sudáfrica fue espléndido para el jugador alemán: convirtió cinco tantos y recibió dos premios. La Bota de Oro por ser el goleador del torneo y el de Mejor Jugador Joven. También, el mismo año, se casó con la novia de toda su vida: Lisa, una guapa chica que brilla en la equitación.

Muller -Golden Boot

 

Facebook

Desde entonces a la fecha, Müller ha crecido como jugador. ¿Un ejemplo? Viene de una temporada de 13 goles y 10 asistencias en la Bundesliga, donde se desempeña como volante. Sin embargo, el reconocimiento sigue siendo asignatura una pendiente. Aunque, claro, esa no es su culpa.

Con el 13 en la espalda -al igual que Gerd Müller, otro inmenso goleador con quien no tiene ninguna relación de parentesco-, y ajeno al olvido, Thomas ahora sigue engordando su leyenda. En Brasil 2014, en el duelo inaugural, simplemente demolió a Portugal, marcando TRES goles. La primera tripleta del evento. Con los 5 de Sudáfrica igualó a varios históricos de la Copa del Mundo, entre ellos, Rivaldo, Stabile y el hombre que lo confundió con un pasapelotas: Diego Armando Maradona.

Es probable que Klose, si juega, iguale o supere a Ronaldo. Pero es Müller quien amenaza mayormente a los libros de historia. Con solo 24 años parece destinado a ser al gran bombardero de todos los tiempos.