Esta noche alguien tocará tu puerta y le preguntará: ¿dulce o travesura? Es noche de Halloween, la celebración de raíces celtas en la que se recuerda a las almas que están en el purgatorio. La tradición contempla una serie de imágenes asociadas a la muerte, el mal, monstruos y demonios.

Una gran forma de vivirla es viendo algún film que dé miedo. Aquí, XY, te hace una selección de 13 películas de horror que debes ver en Halloween.

13. Saw (2004)

Convertir 1,2 millones de dólares de su presupuesto en 103 millones de ganancias es una razón que permite valorar el impacto de “Saw” en el cine de horror. La cinta independiente de 2004 fue tan exitosa, que se prostituyó al mercado con 6 secuelas. En el film original, Adam Stanheight (Leigh Whannell) despierta en un baño miserable y encadenado de un tobillo a una cañería. Un mensaje en cassette tiene las instrucciones para escapar. Paralelamente, y separado por un cuerpo ensangrentado, se encuentra Lawrence Gordon (Cary Elwes), quien también está encadenado y recibe un cassette con instrucciones para matar a Adam, antes de las 6 de la tarde, de lo contrario su familia morirá. El desarrollo de este rompecabezas es escalofriante e incluye una sierra (saw) destinada para cortar algo que no es precisamente una cadena.

12. Friday the 13th (1980)

Otro buen ejemplo de que un bajo presupuesto no es un obstáculo para hacer una película que da miedo. Dirigida por Sean S. Cunningham, el film se sumerge en la historia de Camp Crystal Lake, un campamento en el que pasan cosas muy extrañas. En 1958, una pareja de amantes fue asesinada con cuchillo y machete. 21 años después, el hijo del dueño intenta reabrir el sitio y llama a un grupo de jóvenes para que lo ayuden en la labor. A medida que avanza la película, los muchachos van siendo asesinados de manera sangrienta por un agresor no identificado. Alice (Adrienne King), una de las muchachas que sobrevive descubre a Mrs Pamela Voorhees (Betsy Palmer), quien está más loca que una cabra desde que su hijo Jason murió ahogado en el lago del campamento, en 1957. ¿Miedo? No es lo único que da miedo en esta cinta.

11. The Texas Chainsaw Massacre (1974)

Dirigida por Tobe Hooper es una fiel representante de las cintas del subgénero “slasher film”, que retrata a asesinos con la cara cubierta y que utilizan sangrientos métodos y máquinas para matar. Por cierto, tiene varios clichés del horror, empezando por un grupo de jóvenes que visita un antiguo pueblo por alguna razón, que en el camino conocen a personajes extraños y que van descubriendo que no pueden abandonar el lugar. En este caso es por falta de gasolina. En la búsqueda del recurso, los protagonistas hacen fila como animales en un matadero, antes de encontrarse con la motosierra de Leatherface (Gunnar Hansen). La película fue un golazo, pese a la censura que la afectó debido a su violencia.

10. Nosferatu: una sinfonía de horror (1922)

Un personaje fundamental del horror es Drácula y el primero, en encarnarlo en el cine, fue el actor Max Schreck. La película es un milagro, no solo por el año, sino que también porque apenas una copia pudo ser rescatada, luego del ataque de cabronería del escritor Bram Stoker. Autor del libro “Drácula”, Stoker se volvió loco cuando supo que el director alemán F. W. Murnau utilizaba el nombre de su personaje. Cambiar Conde Drácula por Conde Orlok no fue suficiente y hubo una orden judicial para destruir el material. Afortunadamente, la obra maestra sobrevivió. En ella, el ciudadano Thomas Hutter debe viajar desde Alemania a Transilvania para hacer negocios con el Conde Orlok. Muchos le dicen que es peligroso hasta que él mismo lo comprueba: Orlok se le tira encima para tratar de chuparle sangre desde el cuello. Y eso es solo el inicio.

9. Let the right one in (2008)

La cinta sueca navega por las aguas del horror romántico, un esquema poco tradicional y que se vuelve más extraño al considerar que los dos protagonistas son niños. Oskar (Kåre Hedebrant) es un chico de 11 años, hijo de un matrimonio quebrado, y que comienza a entablar amistad con Eli (Lina Leandersson), pese a que esta trata de impedirlo. ¿Qué esconde? Es una pequeña vampira que vive en los suburbios de Estocolmo. La trama desenvuelve asesinatos y también se hace cargo del bullying que recibe Oskar en el colegio. El tejido y la profundidad lograda por Tomas Alfredson fue reconocido mundialmente.

8. REC (2007)

Hace más de 30 años, el italiano Ruggero Deodato empezó a experimentar con películas de horror filmadas a pulso, para dar una perspectiva de primera persona. Su resultado fue “Cannibal Holocaust”, que parecía tan real que lo arrestaron. El tiempo dio otros buenos ejercicios de la técnica como “The Blair Witch Project” o “Paranormal Activity”. Sin embargo, el film mejor logrado de este subgénero es la española REC. Ángela Vidal (Manuela Velasco) es una periodista que intenta hacer un reportaje de la vida nocturna de los bomberos, cuando un llamado los lleva a una emergencia en un edificio de Barcelona. Ángela es acompañada por su camarógrafo, Pablo. En el lugar descubren que una anciana está atrapada y que está afectada por algún extraño virus que la hace atacar a la gente. Cuento corto, el virus comienza a expandirse y las posibilidades de escape van reduciéndose. La sensación de claustrofobia es agobiante y bien llevada por la dirección de Jaume Balagueró y Paco Plaza. Los últimos 20 minutos dejan sin aliento.