¿Qué haría si en este minuto se le aparece un zombie frente a sus ojos? Ok, empecemos diciendo que los zombies no existen. Pero, si así lo fuera, ¿qué haría? La respuesta lógica sería arrancar y correr por su vida, antes que uno de estos seres le coma el cerebro y le regale una suscripción gratuita en la legión de los muertos vivientes. Sin embargo, también hay gente que busca ser héroe y salvar al mundo de la amenaza, disparándoles, bateándolos e incluso cortándolos con una motosierra. La supervivencia y la insanidad, todo en un mismo paquete. Ahora, ¿qué cree si le decimos que el héroe es Brad Pitt? La respuesta es “World War Z”, la nueva cinta del esposo de Angelina Jolie, y en donde le da por ser un hombre de acción.

Si espera que la película sea una versión zombie de “El Club de la Pelea”, quizás salga decepcionado. Los años pasan, Pitt cumplirá este año medio siglo, y en algún momento el cuerpo no acompaña en todo lo que uno desea. ¿Y cómo Tom Cruise? Bueno, Brad Pitt maduró. De todos, modos, su combate contra los zombies no es de cuello y corbata ni detrás de un escritorio. Si bien interpreta a Gerry Lane, un chascón ex empleado de la ONU, su misión lo llevará a una frenética cacería que se inicia en Philadelphia, Nova Scotia, New York, New Jersey, South Korea, Israel y Gales. Una verdadera vuelta al mundo, en medio de un enjambre de desolación.

¿Tripas y sesos? Una estrella serie A de Hollywood no puede caer en los excesos del gore. Como diría Will Ferrell, en “The Anchorman”, el secreto es simple: “stay classy”. La película muestra a hartos muñecos en condición zombie -incluido un pequeño cameo a Maddox, uno de sus hijos-, pero su tratamiento al tema es más desde la epidemología, como en “Contagio”. ¿Ha visto ese film? Debería, la gente bonita también muere.

Pero volvamos a “World War Z” y a Brad Pitt. La cinta está basada en el libro del mismo nombre, escrito por Max Brooks (hijo del Mel). En el se dan consejos de cómo sobrevivir a un potencial ataque zombie. Una verdadera guía. Ahora, ¿cómo algo tan inasible como un libro de recetas de supervivencia puede transformarse en película? Pitt, hace unos años hizo lo mismo con “Moneyball”, un libro que cambió la historia del béisbol a través de estadísticas. Pitt, entonces, le agregó un elemento emocional. En “Moneyball” es su relación con su hija, fruto de un matrimonio desavenido, y a la que ve de vez en cuando. En “World War Z” es una familia mucho más funcional (¿su familia perfecta con Jolie?)y que, por supuesto, es vulnerable a la plaga zombie.

Brad, además de actor, es productor de la película. O sea, metió mucho dinero en su realización. Contrató a Marc Forster (Quantum of Solace) y a diversos guionistas para trabajar diseñar la historia. También retrasó el estreno de diciembre a junio, con la idea de resolver algunos vacíos, los cuales fueron filmados en Budapest. ¿Collage, potpurrí? Pitt prometió que será la experiencia cinéfila “más intensa del año”. ¿Será tan así?