Toda una vida viviendo como un hombre y de un día para otro, una epifanía: siempre quisiste ser una mujer. Suena extraño, pero no lo es. Hay miles de casos similares, muchas veces contenidos por los prejuicios sociales. Sin embargo, también hay quienes dan el paso adelante, pase lo que pase.

Un ejemplo: Bruce Jenner.

Medallista olímpico de Estados Unidos en decatlón (Montreal 1976), Jenner vivió siempre bajo los cánones de la masculinidad. Hizo lo que dicen los manuales: se casó (no una, sino que tres veces) y tuvo hijos. De repente, ¡bum!, un cambio total.

El proceso ha sido largo y siempre estuvo bajo el encanto de la hambrienta industria del espectáculo, en este caso, alimentada por ambas partes. ¿Su punto cúlmine? La nueva portada de la revista “Vanity Fair”, en la cual Bruce Jenner -también conocido por ser el padre/padrastro de las Kardashians– posa por primera vez como mujer, ante el lente de Annie Leibovitz, pidiendo que de ahora en adelante la llamen Caitlyn.

Vanity Fair - Bruce Jenner

vía Vanity Fair

Puedes leer la nota de Vanity Fair en este link

¿Qué opinas de su transformación?