Dicen que la mentira tiene patas cortas, que más temprano se pilla a un mentiroso que un ladrón. Pero a pesar de eso, todos decimos una que otra mentira cada cinco minutos. Todos los días. Mentiras blancas, “piadosas”, de esas que supuestamente no dañan a nadie.

Sin embargo, hay temas en donde mentir parece ser más grave y cualquier ser humano necesita saber la verdad. Preguntas importantes que requieren una respuesta real como “¿me engañaste?”, “¿finges los orgasmos?”, “¿cuál es tu sueldo real?” o “¿tu dejaste la pasta de dientes sin tapa?

Es ahí cuando, además de nuestro tonto afán de creerle a la gente que menos lo merece, surgen las habilidades de quienes han hecho de decir falsedades un verdadero arte.

Pero acá hay un consejo experto para que puedas encontrar la verdad tras esas preguntas vitales. Y lo da ni más ni menos que un ex agente del FBI, LaRae Quy. ¿Cómo pillar a un mentiroso?

Debes poner atención a la forma en que el interrogado dice la palabra “no” en una conversación.

Según el colega de Mulder, deberías poner mucha atención a las siguientes formas de decir “no”.

  • Decir “no” y mirar en una dirección diferente
  • Decir  “no” y cerrar sus ojos
  • Decir  “no” después de dudar
  • Decir  un “no” alargado: “noooooooo”
  • Decir  “no” como si estuviera cantando una canción.

Quy indica que estos comportamientos demuestran “un comportamiento engañoso o que directamente tratando de engañarte”.

La técnica no es 100% infalible, pero indicarían que la persona no está siendo abierta y que deberías presionar un poco más para obtener la pura, santa y escasa verdad.