Cuando una tradición se vuelve global es normal que ciertos localismos lo resistan. Un ejemplo es Halloween, abrazado por algunos (generalmente padres) y aborrecido por otros por su condición de festejo extranjero (gringo, yankee) que no calza con costumbres propias.

Este 17 de marzo es Saint Patrick’s Day, celebración irlandesa-católica para honrar a su patrono, pero que con los años (de la década de 1990 en adelante para ser más específico) se ha transformado en un exitoso producto de exportación secular y cuyo objetivo es brindar por las tradiciones de dicha nación, entre ellas la de tomar cerveza de manera industrial. Pero la duda global versus local, nuevamente se instala, ¿se debe celebrar San Patricio en otros países?

En Dublín, capital de Irlanda, se hacen desfiles, se cierran calles y se abren los bares. Los irlandeses que emigraron a Estados Unidos después de la Gran Hambruna de la papa, hacen lo propio en ciudades como Boston, Nueva York y Chicago, y así, de a poco, la tradición se ha ido extendiendo a lugares tan recónditos como Chile.

¿Se debe celebrar San Patricio?

Tienes todo el derecho a no hacerlo, pero aquí te entregaremos 5 razones para abrazar los festejos de Saint Patrick’s Day:

1. Honrar la vida de San Patricio

Hablamos más allá de un punto de vista religioso. Saquémonos las antiparras, el tipo fue groso. Romano, capturado por piratas y vendido como esclavo, Patito -cuyo nombre real habría sido Maewyn Succat- escapó y con su palabra fue uniendo a los ariscos clanes que vivían en el territorio, hasta que un día murió de viejo. La superchería cuenta que expulsó a las serpientes de aquella tierra, pero la realidad es que la separación de Irlanda de la Gran Bretaña, en la última glaciación.

2. Para ponerle vida a marzo

Matrícula de colegio, universidad, patente y seguro del auto, las cuotas de lo que compraste en Navidad y el fin de las vacaciones. Marzo apesta y no tiene ninguna fecha celebratoria, a menos que en el calendario toque Semana Santa, que este año es en abril. No estamos pidiendo que sea feriado, pero si necesitas una excusa para salir en la noche y evadir los problemas, San Patricio sale al rescate. (En Irlanda marca el fin del invierno).

3. Porque todo es verde

Leprechaun

El Leprechaun es un ser mitológico, viejo y travieso, pero ¿qué si aparece uno de estos? (Foto: vía halloweencustomes.com)

Que levanten la mano a quienes les gusta el verde del bueno -jejé-. Hablamos del color, por cierto. Uno de los mandatos de San Patricio es vestirse de verde, un color vivo, que ayuda a sacudir el gris de la oficina y que invita a probar suerte. ¿Disfrazarte? Quizás es un paso demasiado lejos y es algo que debieras hacer en Irlanda o si eres irlandés, pero si insistes puedes hacerlo libremente, usando un traje de Leprechaun (un ser mitológico y travieso de las tradiciones locales) o incluso poniéndote falta para tocar la gaita.

4. Cerveza, cerveza, cerveza

Al menos tres veces, como las hojas del trébol, símbolo de San Patricio. Hoy se asocia a la suerte, a la buena, aunque su origen es más religioso: San Patricio usó un trébol para explicar la idea de la Santísima Trinidad. Pero bueno, volvamos a la cerveza. Es una oportunidad perfecta para degustar esta bebida que acompaña al hombre desde que pasó del nomadismo a la vida sedentaria. El consumo promedio per cápita en Chile es de 40 litros al año, cifra baja que ni siquiera nos pone en el ránking mundial de consumo. La cifra va en alza, pero hay que trabajar. San Patricio es un buen momento para comenzar.

5. Somos hijos de Irlanda

OK, puede ser una exageración, pero ¿les suena Bernardo O’Higgins Riquelme? El libertador es mitad irlandés y mitad chileno. Es cierto, su padre Ambrosio lo dejó botado, sin embargo, la sangre todavía está ahí. Tampoco es para hacer un desfile, pero basta un par de brindis por el patrono de la nación de origen del hombre que liberó a la patria del yugo y la explotación de la España colonialista.

Bernardo O'Higgins

Somos todos irlandeses

¿Dónde celebrar? Esfuérzate, buen hombre, y googlea el bar irlandés más cercano a tu casa.