Todos conocemos el genio musical de Kurt Cobain, difunto líder de Nirvana.

Sin embargo, los acordes de guitarra y sus oscuras letras no eran su único talento. El ícono del grunge también expresaba su atribulada existencia a través de poemas, dibujos, pinturas e incluso esculturas.

Parte de ese trabajo puede ser encontrado con simples búsquedas en internet, pero hasta ahora nunca habían sido motivo de una exposición de arte.

Esto cambiará entre el 3 y el 6 de agosto de 2017, cuando dos obras del cantante sean presentadas en la Feria de Arte de Seattle, una ciudad que no es para nada al azar.

“Él nació cerca de ahí, murió ahí y creó la banda sonora de una contracultura en ese mismo lugar”, afirmó a The New York Times, Joshua Roth, el director de United Talent Agency Fine Arts, organización que representa los intereses de la familia Cobain.

Kurt Cobain

Una de las obras en exhibición fue usada por Nirvana en su compilación de lados B, Incesticide (1992), y en ella aparece una figura esquelética que sostiene flores de amapola.

Si bien las obras de otros artistas que estarán en la feria serán vendidas, no será el caso de las pinturas de Cobain. “Es demasiado difícil ponerles un precio. Son muy especiales para la familia”, precisó Roth.

La exposición es apenas una parte de un plan que pretende crear un tour de exhibición con la historia de Kurt a través de objetos de arte, artefactos personales y memorabilia. Eso sin contar una película sobre su vida.