El 11 de marzo de 2011, la historia se repitió. Nuevamente un grupo de personas debía dejar su hogar y sus pertenencias de lado ante la furia de la naturaleza. Un terremoto 9 en la escala de Richter y un posterior tsunami arrasaron con la costa de Tōhoku, Japón. Pero no sería todo, el movimiento sísmico también causaría la segunda peor catástrofe radioactiva de la historia: el accidente de la Central Nuclear de Fukushima I.

Las autoridades debieron evacuar rápidamente todos los pueblos y ciudades en un radio de 50 kilómetros de distancia con la planta. Todo quedó tirado ante la urgencia, pues no había tiempo para rescatar nada…

Cinco años después, la zona sigue en cuarentena, tal como quedó el día de la catástrofe. Nadie puede ingresar, debido a los altos porcentajes de radiación. Sin embargo, el fotógrafo Keow Wee Loong decidió burlar todas las medidas de seguridad para registrar su fantasmal aspecto. Armado con una cámara, una máscara que le protegía la cara, pero sin un traje de protección, el fotógrafo capturó imágenes que muestran el caos que reinó durante la evacuación.

supermarket-fukushima-2

“Cuando entro en la zona roja, puedo sentir una sensación de ardor en mis ojos y un grueso olor químico en el aire” dijo Keow, “Pude encontrar alimentos, dinero, oro, un laptop y otras cosas valiosas en la zona roja. Me sorprende que nadie haya saqueado esta ciudad hasta dejarla limpia. Esta es la diferencia entre el desastre de Chernobyl y de Fukushima”, agregó.

supermarket-fukushima

El fotógrafo entró en minimarkets, tiendas de video, zapaterías, una lavandería y deambuló por las calles donde aún funcionan los semáforos y donde una PlayStation sellada se quedó en eterna espera de un jugador. Esta es parte de su aventura fotográfica, lo demás puedes verlo en el sitio Imgur.

street-fukushima-2

ps-fukushima-2

videoclub-fukushima

porn-fukushima