Alguna vez soñé con trabajar como documentalista/fotógrafo del reino animal, pero luego supe los sacrificios del trabajo, los días fuera de casa, los montos de suerte que requiere una buena toma, y la idea quedó guardada en el baúl de lo que uno nunca fue.

Hace algunos días, sin embargo, tuve un momento National Geographic, un momento Animal Planet, un momento La Tierra en que vivimos. Caminando por Central Park, en Nueva York, vi a un ave enorme aterrizar en la rama de un árbol. Me acerqué rápidamente para descubrir que era un halcón de cola roja y, al aguzar la mirada, también quedó claro que traía colación para almorzar: en sus garras venía una rata sin opciones de vida.

Con una cámara fotográfica a mano disparé para capturar el momento. En menos de 10 minutos, el halcón de cola roja usó su afilado pico con destreza para engullir al roedor sin necesidad de calentarlo en el microondas.

Algunas de las imágenes no son aptas para escrupulosos:

halcon 02

halcon 03
halcon 06

halcon 07

halcon 08

 

(Si quieres usar las imágenes, pide autorización en este link)