Basta de usar esa cámara antigua, en serio. Ya cumplió su ciclo y el verano del 2016 merece un registro a la altura, con la más alta calidad posible y con la comodidad que un veraneante necesita.

Comenzando el año donde celebra su décimo aniversario, la empresa Fujifilm relanzó toda su popular línea de cámaras mirrorless conocida como la serie X. Y la sorpresa más agradable de todas fue la aparición en el mercado de la X70: una nueva máquina fotográfica diseñada especialmente para los que quieren comodidad sin sacrificar la calidad.

Hablar de la X70 es referirse a una forma más interesante de ver el mercado de las cámaras compactas. Estamos frente a una máquina premium, con características que bien podrías encontrar en una DSLR.

Lo primero, es que la cámara viene con un sensor CMOS II X-Trans que permite la toma de fotos con una calidad espectacular aún en condiciones de baja luminosidad. Podrás tener fotos a 16.3 MP, una enormidad considerando lo compacto de su tamaño. Pero además permite que puedas grabar vídeos en H.264 y en formato MOV.

pic_additional_04

En materia de lentes, la máquina incorpora un óptico de 35 mm (equivale a un 28mm) que permite una amplitud focal de 2.8. También incluye un obturador que permite fotografiar a una velocidad de exposición de 1/32.000 segundos. Su sistema de autofoco permite 77 puntos que te ayudarán a tomar esas fotos de acción que tanto te gusta lucir en tu red social favorita.

En materia de conectividad, el dispositivo viene con Wi-Fi integrado para permitirte que puedas compartir tus fotos o imprimirlas de inmediato. Para facilitar esta tarea, además, la cámara permite que la pantalla táctil de 3,5 pulgadas rote en 180º, por lo que tomarte esas selfies va a ser mucho más fácil ahora.