Si tienes la edad suficiente, probablemente tu primer experimento fotográfico en el colegio haya sido una cámara estenopeica.

Si no han pasado los suficientes años desde tu nacimiento, probablemente no sepas que se trata de una cámara fotográfica sin lente que capta las imágenes a través de un pequeño agujero que deja pasar la luz a un material fotosensible que capta los reflejos de los objetos y genera una fotografía en negativo.

O sea, casi como que hablamos de los albores de lo que hoy conoces como Instagram.

La tecnología dejó muy atrás esta rústica forma de retratar el mundo, pero nuestro afán de escarbar y reinventar el pasado es infinito. Al punto de que la artista y diseñadora Kelli Anderson decidió traer de vuelta la “cámara oscura” con un peculiar libro llamado “This book is a camera”.

Como su nombre lo indica, el libro es una cámara. Se trata de un ejemplar que utilizar la conocida técnica pop-up para hacer aparecer un objeto armable entre sus páginas (eso si lo debes conocer). A diferencia de los libros de tu infancia, donde aparecían animalitos y autos, al abrir el trabajo de Anderson lo que obtienes es una cámara fotográfica estenopeica completamente funcional.

Solo bastará con que pongas el papel-película (incluido) dentro de la cámara y que abras el obturador. Después, tendrás que desarrollar la fotografía en líquido revelador, agua y fijador.

¿El resultado? Fantástico y sorprendente para cualquier amante de la fotografía que se precie de tal. Decepcionante, quizás, para el que gusta de fotografiar su plato de comida o una selfie-con-cara-de-pato.

Este video aclara el proceso completo.