Wolverine es inmortal. Pero lo que para muchos es un sueño, para él es un un tormento. Por eso, cuando un antiguo soldado japonés de la Segunda Guerra Mundial, al que ayudó a sobrevivir en la tragedia nuclear de Nagasaki, le ofrece una forma de remover la célula regenerativa en la que reside su vida eterna, el guerrero de cráneo metálico, afiladas garras y súper poderosas patillas decide emprender una travesía que no sólo lo enfrentará con un complot, sino que también con los demonios que residen en su alma.

Esa es la premisa de “The Wolverine”, la nueva apuesta conjunta de 20th Century Fox y Marvel Comics que saca jugo a la saga “X-Men” y que remite a una pequeña saga de 1982, a cargo de Chris Claremont y Frank Miller. En el papel central, el actor australiano Hugh Jackman, quien encarna al personaje por sexta vez en su carrera.

Svetlana Khodchenkova

Svetlana Khodchenkova es Viper, en “The Wolverine”

“Estoy disfrutando más que nunca hacer este papel. Nos enfocamos en su carácter y su travesía”, le dijo a Reuters. “Hay cuatro o cinco roles que terminan siendo fundacionales en toda tu carrera. No hay dudas que para mí, Wolverine es uno de ellos”, agregó a AP, en una ronda de entrevistas y en la que se marca la idea de los grandes estudios de anclar a un actor para una serie de proyectos. ¿Otro ejemplo? Robert Downey Jr. en Iron Man.

De las seis veces, esta es la segunda vez que una de las películas de los “X-Men” se centra en el personaje de Wolverine. La anterior fue en 2009 y recaudó 374 millones de dólares, aunque la crítica no fue muy empática con el lobezno.

En esta ocasión, Logan -como se conoce a Wolverine entre los amigos- deberá batallar con criminales Yakuza y ninjas liderados por Silver Samurai, además de la sexy mutante Viper (Svetlana Khodchenckova). Mientras recorre el país asiático, convencido de que es un ronin -un samurai sin maestro-, la película muestra todos los clichés de la cultura nipona (a excepción del karaoke), pero a la vez regala una entretenida escena de pelea sobre un tren bala.

Wolverine también sucumbe al recuerdo de Jean Grey (Famke Jannsen), su novia que murió entre sus garras en “X-Men Origins: The Last Stand”. Ella se se le aparece en sueños, vistiendo un provocativo negligée, pero desparramando dolor en el héroe ¿Su salvación? El viejo dicho anónimo de un clavo saca a otro clavo. En este caso representado por Mariko, una misteriosa heredera a la cual tratará de rescatar, interpretada por la debutante Tao Okamoto.

Tao Okamoto

Tao Okamoto le mueve las hormonas a Jackman, durante la película

Dirigida por James Mangold, la película tiene uno que otro bache. Sin embargo, su mayor fortaleza reside en la capacidad de Jackman (nominado al Oscar por el musical “Les Miserables”) de darle una real profundidad al personaje. Si bien ya lo ha encarnado en otras cinco ocasiones, en esta sexta no hay mecánica, sino que una búsqueda por entenderlo, en ser su segunda piel, en proyectar que actor y “The Wolverine” son indisolubles.