¿Cómo se imagina a la actriz porno promedio?

Quizás en su cabeza comienza a dibujarse una mujer rubia y de grandes pechos. Seguramente cree que ese es el cliché de la industria triple X, cuya meca es San Fernando Valley -o San Pornando-, California. Sin embargo, está en un error. Si hubiese que condensar a toda la industria en una sola persona esta sería trigueña, de 1,69 metros de altura, 53 kilos y con un busto más pequeño del que pensaba. Su nombre, además, sería Nikki Lee. Bueno, al menos esa es la conclusión a la que llegó el psicólogo y escritor británico Jon Millward, quien analizó el registro de más de 10.000 actores pornográficos (7.000 chicas y 3.000 hombres) en el sitio Internet Adult Film Database, el IMDB del cine para adultos, para el estudio más profundo de la materia.

Millward pasó seis meses frente al sitio web, recopilando datos y trasladándolos a planillas de excel sin caer en la tentación de mirar un video. La cantidad de hallazgos en esta excavación no tiene parangón en la historia del porno. Además de la estatura y peso promedio están la talla de busto (la cual es 34B y no C o DD), el color de pelo más usado (39,1% castaño, 32,7% rubias -incluidas las teñidas- y 22,5% negro), la raza que más aporta (70,5% caucásicas, 14% negras, 9,3% latinas, 5,2 asiáticas y 1% otras). ¿Los países con más pornstar en la industria? Estados Unidos, Hungría y República Checa.

porn_faces

La combinación de rostros de las principales actrices del momento dan como resultado el rostro promedio de una Pornostar

¿Más datos? La edad promedio del debut de las chicas en la industria es 22 años y se ha mantenido inamovible en cuatro décadas. En el caso de los hombres el estreno es a los 24 años. ¿Los nombres o pseudónimos más usados? Nikki, Jessica y Lisa en el caso de las mujeres, mientras que los machos se recurre a David, Tony y John. El análisis también incluyó los actos sexuales que realizan (87% hace facial y 62% hace anal, por ejemplo) y las categorías más exploradas por los realizadores, entre las que destacan: “Teen” (jovencitas), “Milf” (madres) y “Wife” (esposas). En los títulos de películas estudiadas en los últimos 20 años también se destaca que las películas con la palabra “culo” -y sus sinónimos- son mucho más que las que dicen “pechos”.

La investigación realmente tiene un tamaño extra large y puede seguir buceando en este link. Ahora, ¿qué pasaba por la mente de Jon Millward a la hora de embarcarse en esta aventura estadística. El propio Millward nos lo cuenta.

-Jon, ¿por qué comenzaste tan gigantesca investigación sobre el porno? ¿Cuál fue tu motivación?

“Realmente me gustan los temas penetrantes, en un nivel que no han sido disfrutados antes. Pero, como probablemente has notado, parezco gravitar naturalmente hacia temas que están en la periferia de lo moralmente aceptable, o al menos en los cuales hay una psicología realmente interesante y jugosa en el corazón de ellos. La pornografía es la última, en un modo que es totalmente ubicua, todos la han visto, todos tienen una opinión, pero en la que aún no existe suficiente evidencia sobre qué pasa en ella. Sabía sobre IAFD por años pero nunca había sido capaz de obtener datos y tener una actitud guerrillera/vigilante sobre cómo investigar las cosas (¿de forma separada o independiente?). No pedí la información, aunque quizás no hubiese hecho daño. Solo esperé hasta que pude extraer la masa por mí mismo”.

-¿Cuántas horas pasabas diariamente en hacer este trabajo?

“No trabajé todos los días de los seis meses que duró la investigación, pero aún así tomó cientos de horas. El gráfico circular para el desglose racial me tomó aproximadamente dos semanas debido a la complejidad de colocar 5.000 imágenes sin categoría en un círculo perfecto”.

-¿Cómo pudiste enfocarte en la investigación con tanta gente desnuda y no retrasar tu objetivo?

“La mayoría del tiempo lo único que miré fijamente durante el proceso fue información en la pantalla, nada de personas desnudas.  No tuve que ver realmente porno para investigar las estadísticas. Dicho esto, creo que el hecho de que el tema sea tan jugoso y pícaro me mantuvo motivado a través de los seis meses, porque cada nuevo resultado parecía excitante (por ejemplo, cuando descubrí qué porcentaje de mujeres hace cada tipo de acto sexual en películas o al menos alguna vez en su carrera. Esos hechos nunca habían sido descubierto antes, así que al salir fue entretenido leerlos) Quizás todo esto no hubiese pasado al analizar carreras de políticos o la historia de equipamiento campestre”.

pornstars-by-state-1000px

Mapa de lugar de nacimiento de actores y actrices porno.

“Cada persona parece encontrar sus propios resultados favoritos de esto. Para personas llamadas Nikki o David, los nombres más comunes en el porno. Para las mujeres de pechos grandes (o cualquier tipo de pechos, en realidad), el hecho de que el tamaño más común de ellos son más pequeños de lo que se creía (Copa B y no C o DD). Uno de los pocos resultados que a mí más me sorprendió fue la diferencia entre los promedios de hombres con los que se acostaron en su carrera las 10 mujeres más prolíficas (148) y las mujeres con las que se acostaron los 10 hombres más prolíficos de la industria (1.013). También me tomó un poco por sorpresa el hecho de qu eel apellido más usado por las estrellas es el mismo para hombres y mujeres: Lee. Este es solamente el 24° en el país, por lo que que sea compartido entre chicos y chicas es intrigante. En un grado menor, también encontré que el debut promedio de las mujeres es interesante y no ha cambiado en 40 años: 22. Mientras que los hombres son cada vez más jóvenes en su debut. La morfología facial no significa mucho desde el punto de vista científico (nota: el “efecto-promedio”), pero fue divertido hacerlo y supongo que el hecho que el resultado no sea piel oscura o alguien muy blanco puede decir algo”.

-Esto es como el “Moneyball” del béisbol, pero en porno. ¿Cómo crees que puede cambiar o hacer una contribución a la industria?

“Me he dado cuenta que algunas estrellas porno tuitearon el artículo, por lo que presumo que lo disfrutaron y lo vieron como algo positivo. No un artículo que juzgara o condenara lo que hacen. En términos de que pueda realmente afectar a la industria, no lo sé. El mundo del sexo en las películas es un animal cuyo camino dudo que pueda ser alterado por mí u otra persona. Las cosas que más probablemente pueda cambiarla por el momento es la posible legislación que obliga a los actores a usar condones en sus escenas (la medida B). Lo otro que puede mover a la industria es la muerte en las ventas de DVD, porque el contenido web es más importante y muchos lo están pirateando gratis, reduciendo sus ganancias”.