No hace mucho, al abrir un regalo, uno esperaba juguetes que te hicieran interactuar con el mundo. Figuritas, pelotas de fútbol o bicicletas. Hoy, sin embargo, pareciera que la llave a la diversión estuviera sumergida en una pantalla. La dependencia es escalofriante. Y mientras algunos nos quejamos, hay gente que golpeada por la nostalgia busca soluciones intermedias para dejar felices a los dos mundos.

Es el caso de Anki, una compañía que intenta mezclar elementos de inteligencia artificial con el mundo real. ¿Su primer hit? Anki Overdrive, una pista de carreras -esas mismas que esperabas bajo el árbol de Navidad- con autos que puedes controlar a través de tu smartphone.

ankiOVERDRIVE_track

En la última Navidad fue el segundo juguete más vendido, solo superado por una muñeca de “Frozen”. Hubo pedidos de más de 30 países e incluso se agotó el stock.

El kit básico de Anki Overdrive (150 dólares) comprende una pista de 259x106cm., viene con dos autos (Boson y Kourai), además de cables para cargar la batería de estos. ¿Cómo se controlan? A través de una app disponible para dispositivos iOS y Android.

La gran noticia, sin embargo, es que en septiembre de 2015 se espera una versión aún más avanzada: los autos reaccionarán mucho mejor a los controles -e incluso tendrán armas para derribar adversarios- y la pista vendrá en módulos que puedes unir a través de magnetos, de una manera similar a como lo hacías durante tu infancia. Si quieres más bólidos o piezas para extender el circuito, estas se venderán por separado. ¿Lo mejor? Todo por el mismo precio

Sobre El Autor

Dígale Licenciado. Quintanormalino, puentealtino, providenciano y cantabridgian.