Dice el adagio popular que internet hizo que el mundo volviera a la época de los egipcios: volvimos a escribir en muros y adorar gatos.

Cómo no quererlos, ¿cierto? Si hasta el más duro entre los duros es capaz de soltar un enternecedor “awwwww!” al verlos haciendo de las suyas en uno de los millones de videos de Youtube.

El tema es que, de un tiempo a esta parte, los mininos se han tomado algo más que el corazón de algunos. También se han quedado con todo su tiempo de ocio y robado horas productivas hasta los trabajadores más responsables. Y todo por culpa de Neko Atsume, el juego para Android y iPhone desarrollado por la empresa Hit-Point Co.

¿En qué consiste?

neko

El afán del juego es atraer gatos a tu casa entregándoles juguetes o comida (que en conjunto se llaman “goodies“). Partes con una pelota de goma y un pequeño plato de comida, tras lo cual comienza la magia. En minutos, debería aparecerse un gato por su casa.

Para mantenerlos interesados en tu casa (el que tenga un gato real sabe de lo que hablamos), tendrás que tener siempre a mano comida y juguetes, por lo que deberás ir rellenando el bowl con comida e ir comprándoles juguetes nuevos para que se entretengan y se queden. Por supuesto, también agregarle cojines y cajas para que estén cómodos. Hay diferentes tipos de gatos, por lo que querrás estar monitoreando la aplicación de vez en cuando para conocer los felinos que van llegando a tu jardín e ir conociendo sobre ellos. Podrás tomarles fotos y agregarlos a tu colección de gatos (Catbook).

La aplicación te irá dando premios según los gatos que vayas coleccionando, que son peces dorados y plateados que se transforman en la moneda de cambio para comprar más comida y más juguetes.

¿Y eso es todo?

Si. Pero es suficiente para que la aplicación nacida en Japón tenga un rating de más de 4 puntos en la AppStore y un 4,6 en Google Play. Suficiente para que hasta fines de 2015 haya sido descargado más de 10 millones de veces y haya sido calificado por la crítica como uno de los 10 mejores juegos del 2015.

¿Y por qué es tan adictivo?

El juego es una interesante mezcla de cosas que lo transforman en algo atractivo para cualquier persona. Primero, no requiere demasiada atención, por lo que es ideal para jugarlo en el metro, en la micro, en el baño o en las reuniones aburridas. La interfaz del juego y sus gatos son de una simpleza excepcional, trazos simples y colores vivos, parecidos a esos dibujos que hacías cuando eras chico. Los gatos son adorables, gordos, simpáticos. Y la dinámica, más que conocida: nos retrotrae a los famosos Tamagotchis, al juego Los Sims, en donde una mascota o toda una familia dependen de tus decisiones (pero en realidad, no va a pasar demasiado si no tomas alguna acción).

En definitiva, puro ocio y nostalgia, combinaciones explosivas cuando están en manos de un grupo de desarrolladores (¿o ya se olvidaron de Flappy Bird?)

Puedes descargar el juego desde la AppStore para iPhone y iPad o en Google Play para tus dispositivos Android.