Llega un momento en la vida de un hombre en que se suele recordar aquellas pasiones que no han muerto con el paso de la edad, la llegada de los hijos, las malas caras de la esposa y las recomendaciones de mal llamados “amigos”.

Llega el momento en la vida de un hombre donde empieza a recordar esos recortes que hacía en el vuelto del pan, aquellos trabajos esporádicos en el negocio del papá, esas visitas donde la abuela y todos aquellas cosas que, con más o menos gusto, el hombre hacía para tener dinero para ir a los videojuegos.

Ahora que este hombre del que hemos venido hablando cumplió todas sus obligaciones, viene ese deseo incontenible de hacer justicia con la niñez y juventud. Y nuestro amigo imaginario dice a los 4 vientos: “quiero tener una máquina de arcade en mi casa”.

La Pixelkabinett Arcade Machine es la pieza exacta que este hombre necesita. Para empezar, es un verdadero lujo que pocos pueden darse: cuesta € 3.699 (US$ 4.140 aproximadamente). Por ende, la manifestación máxima de que este hombre ya logró todo lo que necesitaba, eventualmente todo lo que quería.

4845904_orig

Pero además, es una hermosa pieza que va a destacar en el living de este hombre. Está hecho de madera, específicamente nogal americano, al mismo tamaño que tenían las máquinas de videojuegos del pasado. Permite dos jugadores simultáneamente, cada uno con sus respectivos joysticks y botones, quienes verán la acción en una pantalla de LCD de 19 pulgadas. El bello panel aloja además un parlante escondido bajo una malla con la forma de Saturno.

El hombre podrá elegir además dos opciones: si es lo suficientemente riguroso, querrá que venga con una placa jamma con un juego a elección; si es más flexible, pedirá la versión con un computador cargado con el emulador MAME.

La empresa Love Hultèn construirá una edición limitada de 50 unidades, por lo que el hombre deberá apurarse a sacar el depósito a plazo o el fondo mutuo para comprar una de las máquinas en la tienda online.

Si el hombre tiene dudas sobre la maquinita, probablemente esta galería de fotos hará el trabajo de convencerlo: