La verdad es que cuesta entender por qué la vida del ser humano se hizo tan miserable, que un mal día decidió prescindir de los arcade. Síntoma inequívoco de la involución, es la única razón que a uno se le ocurre.

Incluso siendo una tecnología muy atrasada, habiendo sido superada ampliamente en todos los aspectos posibles, no hay nada en el mundo de los videojuegos que supere el placer de poner una ficha y escuchar la precaria música de 8 bits entrando por tus oídos, tomar la palanca de juegos y volver al Cromagnon presionando botones como loco. Orgásmico.

Por fortuna hay quienes se resisten a que estas máquinas desaparezcan para siempre. Porque ahí donde no va a triunfar la tecnología sino la nostalgia, hay espacio para iniciativas como Tiny Arcade: unos videojuegos tan pequeños que caben en la palma de la mano.

Desarrollados por la empresa TinyCircuits, oriunda de Ohio, consisten en pequeñas cabinas Arcade ideales para jugar escondido en la oficina o en una larga estadía en el baño. Dentro de su carcasa de acrílico, madera o plástico impreso en 3D, tienen un cerebro de 32-bit ARM (Arduino) capaz de llevarte al pasado con particulares versiones de juegos clásicos. Imagínalo: podrás jugar al Tiny Invaders, 3D Attack (algo así como el Wolfenstein), Flappy Bird y una carreras de autos en 3D.

Completan este cuadro retro los pequeños controles y botones, además de una pantalla OLED pequeñísima, lista para entretenerte por largos minutos.

TinyCircuits1117-1015

Las maquinitas fueron parte de un exitoso proceso de co-fundación en Kickstarter y en Backerkit, por lo que se hicieron realidad. Hoy puedes pre-ordenarlos directamente en la página oficial de Tiny Circuits y comprar todos los accesorios por separado, para armar tu propia máquina de arcade en miniatura.